“En otras épocas abundaba el miedo a hablar de la dictadura del 76, pero en los últimos años esto se revirtió y ahora hay una mayor predisposición de los jóvenes para recordar nuestra historia”. Las palabras pertenecen a Nelma Jalil, una madre de plaza 25 de Mayo que asistió ayer al Concejo Municipal donde se aprobó el proyecto de ponerle a una calle de la ciudad el nombre de ese organismo de derechos humanos. Nelma y otras madres estaban asombradas que la iniciativa haya sido de una niña de 11 años. Se trata de Ana Ramón, una alumna de 6º grado del Complejo Educativo Gurruchaga, que participó del programa “Esta calle es nuestra” perteneciente a la Secretaría municipal de Cultura.

La arteria que llevará este nombre se encuentra ubicada en el área del ex Puerto Norte, hoy Centro de Renovación Urbana Scalabrini Ortiz. Y contendrá una placa con el siguiente texto: “Calle Madres de Plaza 25 de Mayo. Homenaje de la ciudad de Rosario a quienes han luchado incansablemente por verdad, memoria y justicia”.

Durante la sesión del Concejo, Ana estuvo acompañada por las madres, familiares y compañeros del Complejo Gurruchaga, además de docentes y directores de la escuela. Los chicos aprovecharon la oportunidad para dialogar y sacarse fotografías con las miembros de la agrupación. Y, a pesar de su corta edad, mostraron interés y sensibilidad al escuchar las anécdotas de las mujeres que perdieron a sus hijos tras el golpe militar del 76.

Una de las madres, Noemí de Vicenzo, comentó que se sentía orgullosa porque “al fin alguien piensa en nosotras”. Mientras que Elida de López agregó: “Ahora la juventud se interesa más por la historia y además hay mayor conciencia acerca de los terribles sucesos ocurridos en la dictadura”.

La idea se le ocurrió a Ana mientras recopilaba información en internet para un trabajo escolar y descubrió que en Holanda existía una calle con el nombre Madres de Plaza de Mayo. Y pensó que en Rosario también debía existir una arteria así.