Los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci se escaparon cerca de las 3 de la madrugada del Penal de General Alvear. Los detalles de la huida.

 

En plena madrugada, los condenados por el triple Crimen de General Rodríguez, los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, dieron el golpe y se fugaron del Penal de General Alvear.

 

Cerca de las 2.30, los tres internos redujeron y maniataron a los dos guardias que estaban encargados de su custodia en el sector de sanidad de la cárcel, según informaron fuentes judiciales a la agencia Télam.

 

Los presos, que estaban vestidos con ropas oscuras -similares a las que utiliza personal del Servicio Penitenciario Bonaerense-, dejaron a los guardiacárceles en uno de los baños y caminaron por los pasillos que tiene el penal hasta llegar al exterior.

 

Luego, se apoderaron de un auto Fiat, propiedad de un empleado del SPB, con el que recorrieron los casi 200 metros hasta llegar al Puesto 1, donde redujeron al guardia que estaba apostado en el lugar, lo amordazaron y lo tomaron como rehén.

 

Un rehén, un arma de juguete y una camioneta negra

 

Después de tomar como cautivo al custodio, de apellido Santos, los internos manejaron el Fiat hasta Villa Belgrano, un barrio ubicado a un par de cuadras de la Unidad. Allí, los hermanos Lanatta y Schillachi descendieron del auto y dejaron en su interior al guardia, según captó a las 2.45 una cámara de seguridad ubicada en el cruce de las avenidas Belgrano y 9 de Julio.

 

En la imagen también se observa el paso de una camioneta negra que dobló a gran velocidad por la prolongación de 9 de Julio, con dirección a la ruta nacional 205. Minutos después, el guardia que había quedado en el Fiat pidió ayuda a vecinos del lugar, quienes llamaron a Emergencias Policiales.

 

En ese auto, los efectivos secuestraron una réplica de un arma de fuego que pudo ser utilizada para reducir al personal penitenciario.

 

La fuga de los condenados por el triple crimen es investigada por el fiscal Cristian Citterio, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 20 descentralizada en General Alvear y por el juez de garantías 3 de Azul, Federico Barberena.

 

Los prófugos habían sido condenados a prisión perpetua por los asesinatos de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón, ocurridos el 13 de agosto de 2008 en General Rodríguez.

 

Tras la huída, la gobernadora María Eugenia Vidal removió a toda la cúpula del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y al jefe de la Unidad Penal 30 de General Alvear.

 

En 2013, un intento fallido

 

En diciembre de 2013, los hermanos Lanatta ya habían intentado escaparse junto a Marcelo Schillaci (34), el otro condenado por el triple crimen, del penal de Sierra Chica, también para las Fiestas de Fin de Año y con supuesta ayuda y complicidad externa.

 

Sin embargo, esa maniobra pudo ser abortada a tiempo por personal del Servicio Penitenciario Bonaerense.

 

 

 

Fuente: La Nación