El senador del Frente para la Victoria criticó a sus pares de la Cámara baja, que el viernes aseguraron que no asistirán al debate sobre la deuda.

 

El senador peronista Juan Manuel Abal Medina afirmó ayer que el bloque del Frente para la  Victoria de la Cámara alta participará del debate sobre la ley que habilita el pago a los fondos buitre y sugirió la bancada kirchnerista de Diputados que haga lo mismo.

 

El viernes, el presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ, Héctor Recalde, afirmó que esa bancada no  bajará al recinto durante la sesión en que se trate proyecto de  ley que habilita el pago a los fondos buitre.

 

Abal Medina le sugirió al presidente de la bancada kirchnerista de la Cámara de Diputados, Héctor Recalde, “que vaya, que discuta, que defina” la propuesta del Ejecutivo,  en lugar de ausentarse a la sesión.

 

“Me parece que no ir a votar o no  dar quórum son actitudes bastante infantiles”, cuestionó Abal Medina, en declaraciones que formuló a Radio Mitre.

 

El ex jefe de gabinete de Cristina Fernández de Kirchner dijo que el bloque tiene que “ver  el proyecto, analizarlo, convocar a los  expertos y tomar la mejor decisión para la Argentina”.

 

Y advirtió que si el bloque de diputados del FPV decide no bajar al recinto “igualmente puede haber quórum” en la Cámara baja, porque se trata de 81 parlamentarios sobre 257 y el quórum se obtiene con 129. En la Cámara alta, la bancada kirchnerista tiene 40 de 72 senadores, con lo cual una eventual decisión de ese bloque haría caer la sesión.

 

El oficialismo de la Cámara de Diputados buscará aprobar esta semana el proyecto de “normalización” de la deuda pública, que contempla la derogación de las leyes cerrojo y de pago soberano y autoriza a  emitir deuda por un monto de 15.000 millones de dólares. Unos 12 mil millones serían para pagar a los buitres en efectivo antes del 14 de abril.

 

En el interbloque Cambiemos confían en que mañana conseguirán dictamen en el plenario de las comisiones de Presupuesto de Hacienda y Finanzas, y que el jueves podrán llevar el proyecto al plenario del cuerpo en el marco de una convocatoria especial.

 

Así, podrán cumplir con su parte del objetivo planteado por el Poder Ejecutivo al redactar la ley, en lo referido a su entrada en vigencia a partir del 1º de abril, por lo cual el Senado tendría más de dos semanas para tratar el tema.

 

Para firmar el dictamen de mayoría en las comisiones y para aprobar el proyecto en recinto, el oficialismo contaría con el respaldo del interbloque que conforman massistas y delasotistas, de algunos peronistas que recientemente se alejaron del bloque FPV-PJ y del socialismo.

 

En tanto que el núcleo duro de los que están en contra lo encabeza el FPV-PJ, que ya anticipó que no dará quórum y que votará en contra; algunos peronistas no alineados y la izquierda.

 

El tratamiento del proyecto se inició el pasado viernes con la presencia del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay.

 

Expertos

 

Hoy a las 12, el plenario de comisiones se reunirá nuevamente para recibir a aquellos invitados propuestos por la oposición para exponer sobre el tema, entre los que estarían el ex ministro de Economía Roberto Lavagna y el ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen.

 

De cara a la batalla legislativa que se avecina, Abal Medina señaló que “lo que más preocupa” es que la posibilidad de que la derogación de las leyes de pago soberano y cerrojo “reabra” la posibilidad de demandar al país por parte de los acreedores de la deuda que sí aceptaron los canjes de 2005 y de 2010.

 

En relación con las posturas diferentes de los bloques del  FPV del Senado y de Diputados y la interna del Partido  Justicialista, Abal Medina subrayó que “las elecciones se ganan y se pierden por un voto”.

 

Derrota

 

“Hemos perdido y obviamente si perdimos es porque no hicimos  todo bien; esto parece una obviedad,  pero hay algunos compañeros que no terminan de entenderlo”, dijo, en alusión a los diputados del FPV.

 

“Por eso de este proceso de debate que hay en  nuestra fuerza surgen muchas y diversidad posturas. Hay compañeros que creen que hay que ponerse en una posición  extremadamente dura y frontal, parecida a la que nos hicieron   a nosotros con el Grupo A, y esa posición a  mí me parece un error”, agregó.  Sin embargo, señaló que “por el otro extremo hay compañeros  que con demasiada rapidez corren a colaborar con el gobierno y  eso tampoco ayuda”.

 

“Tenemos que colaborar con el país, pero somos oposición frente al gobierno. Y eso estamos intentando construir en el Senado, con Miguel Pichetto”, dijo.

 

 

Fuente: La Capital