Pasajeros o empleados del aeropuerto relataron cómo fue el momento del atentado. “Fue como un terremoto”, describió uno de ellos.

 

Una doble explosión en el aeropuerto de Bruselas y una tercera en una estación de metro de la capital belga sacudieron la vida de miles de personas y dejaron decenas de muertos. Sobrevivientes dieron su testimonio sobre ese momento.

 

Zach Mouzoun, un pasajero que llegó al aeropuerto de Bruselas en un vuelo procedente de Ginebra unos 10 minutos antes de la primera detonación, dijo a la televisora BFM que la segunda explosión, más fuerte, derribó trozos del techo y rompió tuberías, mezclando el agua con la sangre de las víctimas.

 

“Fue atroz. Los techos se cayeron”, dijo Mouzoun, según la agencia AP. “Había sangre por todas partes, gente herida, maletas por todas partes”, agregó. “Estábamos caminando por entre los escombros. Era un escenario de guerra”, dijo, todavía en shock.

 

“¡Fue como un verdadero terremoto!”

 

Adamo, un empleado del servicio de limpieza de la terminal aérea relata: “Cuando escuché la primera deflagración había comenzado a trabajar. El suelo tembló bajo mis pies, el ruido era ensordecedor. La gente gritaba, había sangre por todas partes. Los pasajeros fueron puestos al abrigo y evacuados por las salidas de emergencia. ¡Fue como un verdadero terremoto!”.

 

“Felizmente estoy con vida”

 

Zach Munzun llegaba de Ginebra y consiguió dejar el aeropuerto a pie. “Escuché una primera pequeña explosión y después una segunda, mucho más potente. Eran las 8 de la mañana en punto. Los cielos rasos cayeron, las canalizaciones estallaron. Cuando salí del edificio, 15 minutos después, había sangre por todas partes. Pero no vi cuerpos. Es una catástrofe. Atroz. Felizmente estoy con vida”, relató.

 

 

 

Fuente: La Nación