La estación aérea de Zaventem lo hará en forma parcial a 12 días de los ataques; controlarán a pasajeros y sus equipajes antes de entrar a la terminal.

 

El aeropuerto internacional de Bruselas reabrirá parcialmente al tráfico de pasajeros mañana con controles de seguridad reforzados, tras los atentados del 22 de marzo, según informaron hoy los operadores.

El aeropuerto de Zaventem había estado cerrado hasta ahora para los vuelos de pasajeros. En los atentados islamistas en el aeropuerto y en el metro de la capital belga murieron 32 personas.

En los días posteriores al domingo, el aeropuerto irá incrementando gradualmente su cifra de arribos y partidas, pero llevará al menos hasta fines de junio para que el tráfico aéreo vuelva completamente a la normalidad.

La seguridad en el aeropuerto ha sido reforzada. Tanto los pasajeros como su equipaje serán controlados antes de entrar en la terminal, una medida que ha sido acordada entre los sindicatos de la policía de aeropuerto y funcionarios del Ministerio del Interior belga.

El director gerente del aeropuerto, Arnaud Feist, dijo que para el domingo están previstos tres vuelos: a Faro, Turín y Atenas. El nuevo inicio es “señal de esperanza”, afirmó Feist en una declaración, donde añadió: “Vivimos los días más oscuros en la historia de la aviación belga”.

Fortaleza colectiva

“Que estemos en condiciones de este comienzo solamente 12 días después de los devastadores ataques es señal de nuestra fortaleza colectiva en el Aeropuerto de Bruselas”, concluyó Feist.

Un portavoz de la policía aconsejó a los pasajeros llegar al menos dos horas antes de la salida del vuelo al aeropuerto. Como el sector de check in resultó gravemente dañado en los atentados, ahora se utilizarán instalaciones provisorias para los viajeros.

Unas 400 personas se congregaron cerca de la municipalidad del distrito, reportaron medios belgas. Cuando un grupo de unas 100 personas comenzó a marchar en dirección al centro de la ciudad, fueron bloqueados por la policía. Entonces volaron piedras y contenedores de basura hacia los agentes, reportó la emisora de radio RTBF.

En total en Molenbeek y en la plaza de la Bolsa de Bruselas, donde hubo una reunión no autorizada de la izquierda, fueron detenidas transitoriamente unas 100 personas, señalaron medios belgas.

Los recientes atentados terroristas condujeron a considerables tensiones en la capital belga. Extremistas de derecha habían convocado inicialmente a una manifestación en Molenbeek, donde viven numerosos inmigrantes, pero el mitin fue prohibido por las autoridades.

Mientras tanto, la Justicia belga emitió una orden de detención contra un hombre de 33 años en conexión con las investigaciones contra el sospechoso Reda K. en Francia, informó hoy la fiscalía en Bruselas.

El belga es acusado de formar parte de una organización terrorista. Las autoridades no dieron más detalles pero los medios locales indicaron que el hombre fue arrestado en el centro de Bruselas.

En Francia está en marcha una investigación contra Reda K., de 34 años, también por participación en un grupo terrorista. Según las autoridades, el francés formaba parte de una red que estaba a punto de cometer un atentado de grandes proporciones. En su casa se encontró un arsenal de armas.

 
Fuente: La Nación/Agencias DPA y AP