El ex funcionario kirchnerista no aceptó preguntas del juez Julián Ercolini. Responsabilizó a Julio De Vido. Su ex asesor Manuel Vázquez se negó a declarar.

 

El ex secretario de Transporte de la Nación Ricardo Jaime prestó declaración indagatoria durante más de dos horas ante el juez Julián Ercolini. Si bien se negó a responder preguntas hasta tomar contacto con el expediente, Jaime le dijo al magistrado que la responsabilidad sobre la política ferroviaria desde 2008 fue del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido.

 

Jaime, quien se desempeñó como secretario del área entre 2003 y 2009, llegó poco antes de las 8.30 a los Tribunales y hasta las 13 estuvo alojado en la alcaidía, a la espera del interrogatorio en el marco de la causa que investiga la compra de material rodante realizada en 2005, valuada por la Auditoría General de la Nación en 100 millones de euros y cuyos trenes son inservibles.

 

Esposado y bien custodiado, Jaime escuchó primero los delitos que se le atribuyen. En tanto, Manuel Vázquez, el ex asesor de Jaime, ingresó al despacho del juez más temprano. Vázquez se negó a declarar y pidió su excarcelación. Según supo este medio, en caso de que sea denegada, subsidiariamente, pediría la detención domiciliaria por razones de edad y salud. Asimismo, trascendió que está dispuesto a declarar sobre ésta y otras cuestiones que conoce de aquellos tiempos cuando era asesor del ex funcionario.

 

El sábado, unas horas después de que Infobae anticipara que Ercolini solicitaría la detención de Jaime y de su ex asesor, el ex funcionario –sobre quien ya pesan condenas vinculadas a causas en las que se lo imputa por su rol como funcionario- quedó detenido por algunas horas en la sede de la Policía Federal de la ciudad de Córdoba.

 

De esta manera, uno de los principales asesores del ex presidente Néstor Kirchner quedó a la espera de la indagatoria del juez federal, que en ese momento dispuso el traslado del detenido hacia Capital Federal; a la que arribó por tierra pasadas las 22 del sábado.

 

En el edificio Centinela de Gendarmería Nacional, ubicado a unos 200 metros de Comodoro Py, el ex funcionario kirchnerista pasó así su segunda noche tras las rejas, incomunicado.

 

Jaime y Vázquez –quien fue detenido por Gendarmería Nacional en su casa de Acassuso– están sospechados de haber efectuado un pago con sobreprecios en la compra de trenes a España y Portugal; adquisición realizada en el marco del llamado “Plan Nacional de Reorganización, Recuperación y Modernización del Ferrocarril Nacional”.

 

Tras la declaración indagatoria –salvo que el juez disponga lo contrario–, Jaime quedará detenido en el penal ubicado en Ezeiza sin privilegios, en un pabellón común con el resto de los reclusos.

 

 

Fuente: Infobae