El ex secretario de Transporte y su ex asesor serán trasladados a una cárcel del Sistema Penitenciario Federal.

 

El juez federal Julián Erconlini rechazó este mediodía excarcelar al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime y a su ex asesor Manuel Vázquez, en la causa en que indagó a ambos por supuesto delito en las compras de trenes usados a Ezeiza y Portugal.

 

Jaime y Vázquez seguirán detenidos y serán trasladados a una cárcel del Sistema Penitenciario Federal, probablemente a la prisión del partido bonaerense de Ezeiza.

 

El exfuncionario kirchnerista volvió a visitar hoy los tribunales de Comodoro Py, donde ya estuvo ayer, luego de ser detenido el sábado pasado en la ciudad de Córdoba por la supuesta compra irregular de trenes.

 

Jaime debió responder esta mañana por otras dos causas en su contra: por no haber renegociado contratos del Estado con empresas ferroviarias, y por enriquecimiento ilícito. El derrotero de Jaime en los tribunales comenzó cerca de las 8.

 

El exsecretario de Transporte tuvo actitudes disimiles en las dos causas que debía presentarse hoy. Primero, se negó a declarar ante el juez Ramos en la causa donde está imputado por supuesto “incumplimiento de deberes de funcionario público” a raíz de irregularidades en la renegociación de contratos de empresas ferroviarias concesionadas.

 

Más tarde, frente al magistrado Sebastián Casanello, negó haber sabido que su hija mayor poseía una moto de agua, en la causa por enriquecimiento ilícito en que se investiga si ese vehículo le perteneció y él lo puso a nombre de su familiar.

 

La presentación de Jaime ante Casanello se trató de una ampliación de indagatoria para preguntarle por una moto de agua en poder de su hija Julieta, cuya compra no podría justificarse. Para el mediodía el juez esperaba indagar también a su hija, imputada como supuesta testaferro de su padre, para interrogarla sobre la misma cuestión.

 

La causa que investiga la compra de trenes trata sobre una transacción realizada entre el Estado argentino y el español en 2005. Jaime está acusado de haber malversado millones de pesos del Estado con la compra de trenes inservibles y dijo que él sólo cumplió “absolutamente” órdenes “expresas” de Néstor y Cristina Kirchner.

 

 

Fuente: La Nación