Los padres del ex marido de Julieta se presentarán en Tribunales; dicen tener información que compromete al ex funcionario, ahora detenido.

 

A horas de que el fiscal Carlos Rívolo pidiera el procesamiento de Julieta Jaime, una de las hijas del detenido ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, investigada por enriquecimiento ilícito, hay otra novedad. Sus ex suegros preparan una denuncia contra su padre y prometen “hablar”.

 

Julieta estuvo tres meses casada con Sebastián Ledantes, tiempo para que él y sus padres -Norberto y Graciela- terminaran involucrados en los problemas judiciales del ex funcionario kirchnerista. Hace algunos años Rívolo los acusó de haber participado de la compra de una casa en Villa Carlos Paz actuando como testaferros de Jaime.

 

Carlos Nayi, abogado de los Ledantes, asegura que el lunes el matrimonio se presentará en Tribunales a denunciar a Jaime. Cuenta que el entonces funcionario les regaló a los jóvenes la casa de barrio Costa Azul y convenció a sus consuegros de ponerla a nombre de ellos ya que Julieta no tenía ingresos para justificar la adquisición.

 

“Aceptaron para ayudar a los jóvenes”, explica Nayi. No sólo fue la casa, a Sebastián lo designó “apoderado administrativo” del hotel Saint Tropez, también en la villa. Según el abogado, la familia pensó que como con el divorcio, la vivienda pasaba a nombre de Julieta y la historia se terminaba.

 

No fue así. En el 2012 Rívolo los imputó como presuntos testaferros. Siempre según el relato de Nayi, Jaime les prometió resolver la cuestión a través de su abogado, Andrés Marutian. Presentaron un escrito pero el fiscal mantuvo la imputación.

 

El abogado asegura que los Ledantes “hablarán y darán información” porque conocen datos que pueden ser útiles para la Justicia, como lo que se hizo para comprar el hotel. Sugiere que apenas casado Sebastián comenzó a “desconfiar” de algunas conductas, como un viaje de urgencia a Suiza de su esposa y sus hermanas.

 

En 2010 el periodista Omar Lavieri, autor de “El rekaudador (libro sobre Jaime), contó que había recibido un mail de Sebastián pidiéndole a cambio de información sobre el patrimonio del entonces funcionario, un LCD de 40 o 42 pulgadas. Su demanda no fue aceptada pero hubo un par de intercambios más de correos en los que quedó claro que estaba asustado.

 

 

 

Fuente: La Nación