Presentaron escritos en los que sostuvieron que no hay riesgo de fuga. El mismo planteo hicieron Daniel Pérez Gadín y Manuel Vázquez.

El empresario Lázaro Báez y el ex secretario de Transporte de la Nación Ricardo Jaime, ambos detenidos en la cárcel de Ezeiza, le pidieron hoy su excarcelación a la Cámara Federal.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que las defensas de Báez y de Jaime presentaron escritos en los que coincidieron en señalar, aunque están presos en causas distintas, que siempre estuvieron a derecho y que nunca quisieron fugarse.

El planteo de Báez deberá ser resuelto por los jueces de la Sala II de la Cámara, Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah, y la de Jaime por los integrantes de la Sala I, Jorge Ballestero, Eduardo Freiler y Farah.

Jaime fue detenido hace 11 días por orden del juez federal Julián Ercolini en una causa en la que está acusado de pagar sobreprecios en la compra de trenes en desuso a España y Portugal. También fue detenido su asesor y mano derecha, Manuel Vázquez, otro más que le pidió a la Cámara su excarcelación.

En tanto, Báez está preso hace una semana en la causa por la ruta del dinero K en la que el juez Sebastián Casanello dispuso su detención cuando viajaba desde Río Gallegos a San Fernando en un avión privado pero sobre cuyo vuelo la Policía no consiguió el manifiesto, por lo que el juez sospechó que podía fugarse y ordenó su arresto junto con el del contador Daniel Pérez Gadín.

Los cuatro detenidos pidieron hoy su excarcelación. La defensa de Báez lo hizo mediante un escrito en el que presentó la hoja de ruta del vuelo y sostuvo que no iba a fugarse porque su viaje era para venir a Buenos Aires a preparar la defensa para su indagatoria. El empresario agregó que desde el inicio de la causa siempre estuvo a derecho. Báez también refutó que por tener disponibilidad económica eso sea un indicio para fugarse.

Por su parte, Oscar Vignale, abogado de Pérez Gadín, expuso de manera oral ante los jueces de la Sala II de la Cámara y señaló que desde el comienzo de la investigación se presentó en la causa y que no fue el contador de Báez, sino que daba asesoramiento a las compañías del empresario.

En tanto, las defensas de Jaime y de Vázquez también presentaron escritos en los que señalaron que no hay ningún riesgo procesal de fuga o entorpecimiento de la investigación para que estén detenidos.