Es por la compra de trenes inservibles a España y Portugal. Lo resolvió el juez Julián Ercolini. También procesó a Manuel Vázquez. El ex secretario de Transporte kirchnerista está detenido desde el 2 de abril pasado.

El juez Julián Ercolini procesó al ex secretario de Transporte del kirchnerismo Ricardo Jaime por ser autor de los delitos “de peculado de bienes, administración fraudulenta agravada por haberse cometido en perjuicio de una administración pública, cohecho y negociaciones incompatibles, y como partícipe necesario del delito de tráfico de influencias”. El juez, que el 2 de abril pasado ordenó la detención de Jaime y de su testaferro Manuel Vázquez, dictó los procesamientos de ambos en la causa en la que se investiga la compra de trenes en desuso a España y Portugal, donde también se pagaron coimas.

En una resolución de 238 páginas que fue publicada por el Centro de Información Judicial (CIJ), Ercolini también procesó por los mismos delitos a Julián Soba Rojo, un prestanombre que utilizaban Jaime y Vázquez para sus negocios oscuros y a Ricardo Testuri, quien como funcionario del área de Transporte controló el estado del material rodante que se compró en Europa.

También fue procesado Juan Pablo Schiavi, quien sucedió a Jaime en el cargo en 2009 pero por delitos diferentes: Ercolini no le imputó la coima ni el tráfico de influencias ni las negociaciones incompatibles con la función pública. Por este caso fue citado a indagatoria Julio De Vido, quien como ministro de Planificación federal del kirchnerismo ejercía la autoridad por sobre la Secretaría de Transporte. El juez diferenció a Jaime y Vázquez porque tienen condenas anteriores que están firmes. El resto de los procesados no tiene condena confirmada. Jaime y Schiavi fueron condenados por su responsabilidad en la Tragedia de Once.

La operación de compras de trenes se pactó en algo más de 200 millones de euros. Se pagaron finalmente cerca de 100 millones. Y hubo coimas comprobadas por 2 millones de euros. Jaime autorizó por nota a que la empresa consultora de su testaferro Vázquez cobrara comisiones por intermediar en una operación entre estados. Algo inusual. En esa carta dirigida a la empresa estatal española que vendió los trenes, Jaime decía que el costo de las comisiones/coimas lo iba a pagar la Argentina.

Según un estudio de la Auditoría General de la Nación (AGN) en aquella compra se pagaron sobreprecios de hasta un 171% y no se controló lo que adquirieron y buena parte del material no pudo ponerse en funcionamiento y está arrumbado en depósitos ferroviarios. El juez Ercolini destaca en su resolución la colaboración del ex ministro de Transporte del kirchnerismo Florencio Randazzo quien aceleró respuestas y consiguió información importante para el expediente.

Ercolini transformó la detención de Jaime y Vázquez en prisión preventiva y les dictó un embargo de 100 millones de pesos. Esta vez fue procesado por varios delitos vinculados a la administración de los bienes del Estado. Y también por coimero. Jaime sigue preso. Por algún tiempo más.