Maureen Papis, titular de Acela (Asistencia al Celíaco de Argentina) Santa Fe, explicó las características de la enfermedad y las cuestiones a tener en cuenta. También anticipó que, en alusión al Día Internacional del Celíaco, este jueves se realizará una cena en un restaurante de barrio Constituyentes.

Maureen Papis (Sol 91.5)

En consonancia con el Día Internacional del Celíaco, que se conmemora el 5 de mayo, se prevé en nuestra ciudad una cena especial que tendrá lugar en un restaurante ubicado en la intersección de 4 de Enero y Junín. “Allí vamos a hacer nuestra fiesta, el sorteo, vamos a promocionar la cocina, vamos a tener taller y todo lo que tiene que ver con comida. El celíaco lo que quiere poder hacer es comer tranquilo”, anticipó Maureen Papis, titular de Acela (Asistencia al Celíaco de Argentina) Santa Fe.

Al ser consultada por “Sol de frente” (de lunes a viernes de 16.30 a 19, por Sol 91.5), también explicó que la “celiaquía es una intolerancia permanente al gluten que no es lo mismo que ser intolerante al gluten –aclaró–. El celíaco no puede exponerse al gluten bajo ningún concepto. Lo único que puede hacer el celíaco para mantenerse sano es no comer gluten. Y el gluten –ilustró– se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno (Tacc)”.

Acerca de los efectos que tendría para una persona celíaca consumir algún producto o alimento con Tacc, Papis indicó que “depende de cada celíaco”. “Los comunes son la diarrea, el cansancio, la caída del pelo, el estreñimiento, problemas de piel. La enfermedad es autoinmune, más allá que el órgano que se vea afectado es el intestino”, esgrimió.

En tal sentido, es pertinente consignar que “la celiaquía es genética, pero no hereditaria. Se puede tener el gen, por cierto, el 30 % de la población lo tiene, y no estar enfermo porque solamente el 1 % desarrolla la enfermedad”, precisó Papis. Con relación a lo anterior, resulta significativo que el disparador de la celiaquía pueden ser “cuestiones traumáticas”. Asimismo, un dato no menor es que “hay celíacos asintomáticos”. Por dicha razón, el diagnóstico médico debe ser el más acertado posible “porque es difícil sospechar esta enfermedad, sobre todo, en adultos”, definió la integrante de Acela.