A través de la elaboración del menú para celíacos se atiende una demanda de salud pública. Los almuerzos aptos se podrán adquirir desde mañana martes.

En la mañana del lunes quedó oficialmente inaugurada la primera cocina para celíacos en un ámbito universitario a nivel nacional, que estará centralizada en el comedor de la sede Santa Fe de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), ubicado en el Predio UNL-ATE. Es así que desde el martes 7 de junio, estudiantes y personal de la comunidad universitaria que padezcan de intolerancia al gluten podrán optar por un menú apto para su consumo.

“Esta cocina es una gran satisfacción porque da cuenta de un concepto amplio de bienestar, que permite atender necesidades de grupos que quizás no son mayoritarios, pero que requieren de una respuesta como esta que damos con la cocina para celíacos. Esto implica que ante cualquier otra dificultad que se le presente a un estudiante, se intentará resolver con un criterio amplio de inclusión educativa”, aseguró el rector de la UNL, Miguel Irigoyen. En esa línea, la directora del Predio UNL-ATE, Cecilia Rodríguez Calderón agregó que “este es un gran paso para la inclusión e integración ya que con la incorporación del menú para celíacos, la Universidad brinda una solución a un tema de salud”.

El acto se realizó en el Predio UNL-ATE con la presencia del rector de la UNL, Miguel Irigoyen; la Secretaria de Bienestar Universitario, Katya Zuska Zurbriggen; la Secretaria Académica, Laura Tarabella; la presidenta de la Federación Universitaria del Litoral (FUL), Alicia Barletta; y la directora del Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria Química (INTEC UNL-CONICET), Gabriela Henning, entre otras autoridades. Además, estuvieron en el marco de una visita a la UNL, el secretario de Bienestar Universitario de la Universidad Nacional de Rosario, José Ignacio Mangliameli; y el subsecretario de Asuntos Estudiantiles, Laureano Sammartino. Asimismo, se contó con la participación de representantes de las Asociaciones de Celíacos de Entre Ríos y Santa Fe, y estudiantes universitarios.

Respuesta concreta

Vale recordar que a fines del año 2015 surgió una demanda de parte de un grupo de estudiantes universitarios, y a partir de eso se evaluó la posibilidad de contar con una cocina exclusiva para producir menúes sin TACC. Fue entonces, que la Universidad a través de la Secretaria de Bienestar Universitario y la Federación Universitaria del Litoral comenzaron a trabajar en conjunto para brindar una respuesta al planteo de los estudiantes.

En este sentido,  Katya Suzka sostuvo que “con esta posibilidad se le brindará a la persona celíaca un menú saludable, nutritivo y seguro, atendiendo a la diversidad de personas que tienen condiciones especiales en su alimentación. Además, con la legislación vigente sobre celiaquía que responsabiliza también a las universidades para trabajar la problemática, nos alineamos en ese camino”. A su turno, la presidenta de la FUL expresó que “todos los miembros de la comunidad universitaria cuentan con un nuevo derecho”. Y recordó que “iniciamos el pedido a fines del año pasado y reconocemos el esfuerzo y el gran trabajo que han realizado desde la Secretaría y la dirección del Predio en todo este proceso porque en seis meses se logró dar una respuesta concreta”.

Sobre la cocina y el menú

Con un menú exclusivo destinado a personas celíacas, la UNL cubrirá las necesidades de esta población y responderá a un requerimiento de salud pública, alineándose bajo la legislación vigente.

El menú para celiacos no va a ser rigurosamente igual al menú general, porque se va trabajar con alimentos sin TACC.

Para garantizar la seguridad, se designó una cocinera capacitada y certificada en manipulación de alimentos y cocina sin TACC. Su dedicación estará destinada solamente a este espacio y no al comedor convencional.

La cocina fue construida en un contenedor. Trabajaron personal no docente de la universidad que pertenece al equipo del taller. Además la empresa concesionaria, Fly Kitchen, brindó el equipamiento.

La cocina se encuentra fuera del comedor y cocina común. Todos los elementos como el equipamiento, vajillas y utensilios serán exclusivos de este sector: desde los elementos de la cocina hasta lo que utilicen los usuarios como cubiertos y  bandeja térmica tipo hospitalaria.

El costo será el mismo que el menú general. En cuanto a la chequera, se colocará un sello diferenciador que figure sin TACC.