El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, presentó un proyecto para prohibir la tracción a sangre en todo el territorio provincial. La prohibición se argumenta en el peligro vial y el maltrato animal. Los carreros realizarán hoy una movilización a Casa de Gobierno.

Alicia Gutiérrez (LT10)

Así lo sostuvo la Diputada Provincial, Alicia Gutierrez, al referirse al proyecto del Ejecutivo Provincial que busca erradicar la actividad informal en Santa Fe. Hoy habrá marcha de carreros.

Tras años de reclamos de las entidades proteccionistas, marchas y más de 25.000 firmas de santafesinos, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, presentó un proyecto para prohibir la tracción a sangre en todo el territorio provincial. La prohibición se basa en dos razones: el peligro vial y el maltrato animal.

Ante esta propuesta del gobierno provincial, los carreros de nuestra ciudad tienen prevista hoy una movilización a Casa de Gobierno en reclamo para que este proyecto de ley no sea aprobado por la Legislatura.

En diálogo con LT10, la diputada provincial Alicia Gutierrez sostuvo que “hay que abordar este tema, sobre todo en la ciudad de Santa Fe donde aún no existe un programa municipal a diferencia de la ciudad de Rosario. Aquí no hablamos solo de la protección del animal, sino también de los carreros y sus familias, quienes son excluidos de la sociedad y se dedican a esa tarea porque no tienen las herramientas necesarias para trabajar de otra cosa. A esto se suma que muchos carros son conducidos por niños, familias enteras se pasan el día recolectando basura, no van a la escuela, ponen en riesgo su vida” y agregó que “todos los días vemos carros con caballos que muchas veces terminan muertos. Pensamos un proyecto integral”.

Asimismo, la diputada aseveró “nosotros no solo pensamos en cambiar la forma de transporte sino ofrecer capacitaciones a los recolectores informales de basura sobre el reciclado y buscar una alternativa laboral. A partir de conocer distintas experiencias en otras provincias, proponemos formar una mesa de trabajo para que paulatinamente eliminemos la tracción a sangre”.

El eje del proyecto es “el maltrato animal y la cuestión social del entorno familiar que sale a la calle a recolectar basura como modo de vida para poder comer todos los días. Por eso queremos ofrecerles una alternativa de vida y el Estado tendrá un seguimiento de esa política social”, finalizó Gutierrez.

En los argumentos que acompañan al proyecto, el gobernador menciona “la inseguridad vial que esta práctica representa a todos los miembros de la sociedad, debido a la indiscutible peligrosidad que traen aparejadas estos vehículos a tracción a sangre por no contar con los elementos de seguridad necesarios ni con una estructura estable, sin perjuicio de la suciedad que su circulación conlleva, afectando de esta manera la salud pública en el territorio provincial”.

El otro argumento apunta a que “el proyecto entiende a los animales como seres vivos con capacidad de sentir diferentes emociones y sensaciones, con capacidades cognitivas, si bien diferentes a la de los humanos pero no por ello menos valiosas, merecedoras de cuidados y respeto, amparados a su vez en la ley nacional 14.346, sobre malos tratos y actos de crueldad”. En este sentido, concluye que “la tracción a sangre significa sufrimiento para los animales, comportando una situación que resulta menester abordar, privilegiando la salud de aquellos y evitando que se encuentren obligados a soportar jornadas excesivas sin descanso, padeciendo enfermedades o patologías crónicas e infecto-contagiosas sin ningún control veterinario y constantes maltratos”.

Por todos los motivos expuestos, propone la prohibición de la circulación de equinos como medios de transporte en todo el territorio provincial, exceptuando aquellas tareas rurales en donde la seguridad de vehículos y peatones no se vea afectada, y siempre que se respeten las condiciones de salubridad animal.

Este proyecto primero deberá ser aprobado por la Legislatura y luego cada municipio y comuna deberá adherirse a la norma.