“Seremos una oposición firme y responsable que pensará siempre en el futuro de nuestro país. Porque representaremos el sentir de más de 8,5 millones de peruanos que votaron por nuestro Plan Perú”, aseguró Keiko Fujimori, rodeada de sus colaboradores.

Recién hoy, cinco días después de las elecciones presidenciales y luego de un reñido escrutinio, la hija del ex dictador Alberto Fujimori reconoció la derrota.

“Aceptamos democráticamente estos resultados de la ONPE (Oficina Nacional de Procesos Electorales), porque somos una organización política seria y por respeto al pueblo peruano”, dijo Keiko Fujimori en un pronunciamiento, flanqueada por los legisladores de su partido, Fuerza Popular, que asumen el 28 de julio.

La candidata hizo hincapié en sus congresistas y marcó que será desde allí que comandará la oposición: “Tenemos una agenda legislativa con los principales puntos de nuestro plan de gobierno y defenderemos los intereses del pueblo. Tenemos la convicción y la fuerza”.

Sobre su futuro personal, aseguró que permanecerá en Perú. “Seguiré trabajando en el encargo que la mitad del Perú nos ha dado. Tengo un compromiso con mi país y aquí me quedo”.

Finalmente envió un mensaje al presidente electo: “Les deseamos mucha suerte a él y a sus aliados de campaña”. Aunque advirtió: “Esperemos que sigan junto a él los cinco años de su gobierno”.

De acuerdo con el último reporte de la ONPE, Kuczynksi se impuso a Keiko Fujimori con el 50,12% de la votación, mientras que su rival obtuvo el 49,87%, al haberse contabilizado el 99,95% de un 100% de actas procesadas.

Kuczynski obtuvo 8.589.529 votos, mientras que Fujimori recibió 8.547.845 votos, lo que equivale a una ventaja de 41.684 votos a favor del economista de 77 años.