La policía francesa arrestó este domingo a otras dos personas del entorno del autor del atentado de Niza del jueves pasado. Con ellos se eleva a siete el número de detenidos en relación con el ataque que dejó 84 muertos y más de 200 heridos.Los nuevos arrestados sería una mujer y un hombre, apresados en la misma ciudad de la Costa Azul donde se produjo el ataque, según informó el canal BFM TV.

La policía francesa arrestó este domingo a otras dos personas del entorno del autor del atentado de Niza del jueves pasado. Con ellos se eleva a siete el número de detenidos en relación con el ataque que dejó 84 muertos y más de 200 heridos

Otras cinco personas permanecen bajo arresto y son investigadas por su presunta implicación en el atentado cometido por Mohamed Lahuaiej Bouhlel, quien el jueves embistió con un camión contra una multitud en el paseo marítimo de Niza. Entre los detenidos figura la ex esposa del atacante y un joven de 20 años.

Los investigadores llegaron hasta todas estas personas a través del teléfono celular de Bouhlel, que fue hallado en el interior del camión utilizado para el ataque.

El “modus operandi” de Bouhlel apuntó inicialmente a un atentado yihadista pero su perfil luego generó muchas dudas, ya que tenía antecedentes de delitos comunes, problemas de violencia de género, de dinero y bebía alcohol, pero no había sido “fichado” por las fuerzas especializadas en la lucha contra el terrorismo.

Sin embargo, en base a los interrogatorios de los primeros detenidos, el ministro del interior francés, Bernard Cazenueve, afirmó el sábado que parece que Bouhlel “se radicalizó muy rápidamente”.

Por su parte, el grupo extremista Estado Islámico (EI) reivindicó el sábado el atentado, al afirmar que había sido cometido por uno de sus “soldados”.

Los interrogatorios a los detenidos “sugieren una inflexión reciente al islam radical”, según fuentes policiales citadas por la prensa local.

Según BFM TV, un mensaje de texto confirma de forma inequívoca la hipótesis terrorista. “Traé más armas, traelas en 5 minutos”. Este mensaje de texto fue descubierto en el teléfono del atacante la misma noche del 14 de julio. De forma inmediata, las fuerzas de seguridad se dirigieron a una dirección en el centro de la ciudad, relacionada con el número telefónico. Pero en el lugar no encontraron nada.

Los responsables de la investigación intentan determinar las motivaciones del responsable del ataque en Nica, ocho meses después del atentado que acabó con la vida de 130 personas en noviembre de 2015 en París.