Sigue la vigilia en la sede de las Madres frente a la posibilidad de detención de Bonafini.  El juez Martínez de Giorgi la declaró “en rebeldía” y prohibió su salida del país.

Una vigilia de militantes de organizaciones de derechos humanos, sociales y políticas continúa esta mañana apostada en la sede de las Madres de Plaza de Mayo en apoyo a la titular de la agrupación, Hebe de Bonafini, frente a la posibilidad de que efectivos policiales lleguen para detenerla tras la orden dictada ayer por el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi.

El magistrado ordenó ayer la detención de Bonafini en el marco de la causa que investiga el supuesto desvío de fondos del programa Sueños Compartidos, que coordinaba la fundación de las Madres, luego de que se negara a presentarse a declarar, por segunda vez, como imputada.

Pero al no poder hacerlo por una masiva manifestación en respaldo a la líder de las Madres, la declaró “en rebeldía” y, además, prohibió su salida del país.

Con la orden de captura vigente, Bonafini viajará hoy a la ciudad de Mar del Plata para continuar con la agenda que tenía prevista. La dirigente de derechos humanos participará de un congreso de comunicación política, desafiando la orden judicial que pesa sobre ella.