La Caja de Jubilaciones de la provincia, junto con la subsecretaría de Inclusión para Personas con Discapacidad, realizó una capacitación sobre “Buenas prácticas en la atención de personas con discapacidad”.

La actividad, concretada este jueves en la sede de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de la provincia, en la ciudad de Santa Fe, estuvo a cargo de las terapistas ocupacionales Evelyn Collins y María Belén Di Russo, y de la profesora Carolina Dosso.

Durante la actividad, se abordaron temas vinculados a los prejuicios y concepciones en torno a la discapacidad. También se brindaron pautas para la atención y comunicación de personas con discapacidad visual, auditiva, motriz e intelectual y elementos para conocer los alcances del certificado de discapacidad, entre otros aspectos.

Del encuentro participaron trabajadores de la mesa de entrada de la Caja de Jubilaciones y de las delegaciones de Reconquista, Rafaela y San Justo junto a personal de la subsecretaría de Seguridad Social. Además,  estuvieron presentes la directora provincial de Inclusión para Personas con Discapacidad 1ra. Circunscripción, Gabriela Bruno; y la directora del organismo previsional, Alicia Berzero.

Al respecto, Bruno explicó que “brindamos herramientas a los empleados públicos para mejorar la calidad de atención, a fin de que las personas con discapacidad o aquellas con limitaciones en su forma de relacionarse al momento de hacer un trámite puedan encontrar un interlocutor que lo vea, lo piense y lo recepte como un sujeto con esas particularidades”.

“Debemos saber que a una persona con discapacidad no hay nada mejor que preguntarle ¿cómo te ayudo?, porque las personas con discapacidad sabemos indicar qué ayuda recibir para poder desenvolvernos; en concreto: promover nuestro rol como facilitadores y propender a la eliminación de barreras”, agregó Bruno.

Finalmente, evaluó la iniciativa “muy positiva, por la manera en que se sensibilizaron y receptaron la propuesta los participantes. Cada uno aportó ejemplos de situaciones que habían vivido con personas que trajeron su certificado de discapacidad o que, entrando en la vejez, cargan una pérdida auditiva o visual. Se pusieron en situación para pensar cómo lo habían resuelto; fue muy rico y con un gran intercambio de experiencias”.

A su tiempo, Berzero explicó que “la capacitación surge de inquietudes planteadas por trabajadores del propio organismo y es la primera vez que una institución provincial solicita una capacitación de este tipo, así que de algún modo hemos sido pioneros y sería muy interesante que esto se replique en otros organismos”.

Cabe señalar que a futuro se realizará una capacitación similar a los trabajadores de la Caja de la zona sur de la provincia.