El secretario de Asuntos Penitenciarios, Pablo Cococcioni, explicó que el Ente Nacional de Comunicaciones dispuso que se dejen de utilizar porque perjudican a una empresa de telefonía.

El secretario de Asuntos Penitenciarios de Santa Fe señaló que los inhibidores de señal de los celulares que tienen a disposición para usar en las cárceles no pueden usarlos por una orden del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom). La declaración tuvo lugar luego de que un diputado provincial de Cambiemos insistiera en aprobar un proyecto para bloquear el uso de los teléfonos en las unidades penitenciarias.

En diálogo con el programa A Diario (Radio 2), Cococcioni manifestó que el Enacom ordenó desactivar los inhibidores de señal al alegar que su uso “perjudicaba” a una empresa telefónica.

“Reclamamos que se revea la medida porque está mal. Los inhibidores tienen alcance acotado. Queremos que hagan estudios porque los cinco dispositivos los tenemos tirados”, comentó.

“Los inhibidores de señal de teléfonos se usan sólo en algunos sectores de las cárceles. En lugares donde están alojados internos de alto perfil, integrantes de organizaciones criminales complejas”, precisó.

El funcionario provincial dijo que le “llama la atención” que el gobierno nacional no permita “usar los dispositivos que fueron comprados ante la necesidad de controlar la actividad criminal”.

“Es llamativo que (el diputado provincial del PRO, Federico) Angelini haya propuesto eso cuando es el gobierno del mismo signo político el que nos ordenó que dejemos de usarlos. Más, teniendo en cuenta que la propia gobernadora (María Eugenia) Vidal recibió amenazas desde una cárcel de La Plata”, finalizó.