El 1º de agosto, un joven de 23 años que hacía su práctica de Kinesiología en el hospital Vera Candioti recibió una descarga que lo dejó en el Cullen por diez días.


Ahora, la víctima, Mariano Periotti, se presentó como querellante en la causa que lleva adelante el fiscal Andrés Marchi, por lo que este último obligó a detener las obras que se realizaban en el efector tras el accidente, que consisten fundamentalmente en la reparación de la instalación eléctrica.
La directora del hospital, Liliana Revello, contó que por el momento sólo se están haciendo tareas complementarias y que “se continúa atendiendo descentralizadamente a los pacientes“ (en otros lugares), lo cual genera desgaste en el personal. Sabemos que todo esto es un proceso que va más allá de los tiempos nuestros y del Ministerio, pero queremos dejar en claro que es un efector público de salud donde no se pueden dilatar tanto los tiempos”, manifestó.
En ese sentido, pidió celeridad a la Justicia. “Queremos continuar las obras y habilitar nuevamente nuestro querido Hospital Vera Candioti”.

FuenteFuente: LT10
Compartir

Comentarios