Unas 100 personas que asisten a estos espacios coordinados por el municipio participaron de un encuentro en el Hospital Carrasco, donde el chef Damián Delorenzi elaboró platos saludables.

El jueves 24 de noviembre se realizó, en el Auditorio del Hospital Carrasco, una nueva jornada de intercambio de experiencias de los Talleres de Alimentación de los Centros de Salud municipales, de la que participaron más de 100 personas que integran estos espacios en los 17 centros que los sostienen de manera semanal o quincenal, a fin de promover hábitos y estilos de vida más saludables

“El objetivo de la actividad es debatir, escuchar e intercambiar experiencias entre todos los talleres que se realizaron en los distintos centros de salud”, destacó Mercedes Ruben, coordinadora de Alimentación y Nutrición de la Secretaría de Salud Pública, y manifestó, además, que entre las experiencias destacadas sobresalió la articulación de algunos espacios con los centros de Convivencia Barrial y el área de Deportes para desarrollar clases clases de gimnasia y espacios de caminatas en el barrio.

Durante la jornada compartieron sus experiencias trabajadores y pacientes de los centros de salud Luchemos por la Vida, Casiano Casas, Roselló, San Viecnte de Paul, Ugarte, Ruben Naranjo, Elena Bazet, Policlínico San Martín, Casal, 20 de junio, Toba, Emaús, Ceferino y Alicia Moreau. Además, se montó una cocina en el patio del Hospital Carrasco, donde el chef Damián Delorenzi realizó distintas elaboraciones saludables.

“Los mismos participantes contaron sentirse felices de pertenecer a espacios donde se los escucha y destacaron el acompañamiento de los equipos de los centros de salud municipales”, comentó la funcionari, y agregó: “Aparecen historias personales compartidas, construcción de vínculos, amistades y la posibilidad de optar dentro de sus posibilidades por una alimentación más sana”.

En total, durante 2016 más de 200 personas participaron de los 17 espacios saludables. Aproximadamente el 30 por ciento logró bajar de peso y para la mayoría significó una mejora en la calidad de vida. Tener control de su diabetes, volver a caminar, controlar su problema renal, mejorar las relaciones sociales y hasta la posibilidad de encontrar trabajo, fueron alguno de los beneficios para ellos.

Los talleres son lugares donde la gente puede resolver sus problemas de salud relacionados a la mala alimentación, en un trabajo conjunto entre vecinos y los equipos de salud de la Municipalidad. Los profesionales de los centros de salud, junto a un equipo de nutricionistas, ofrecen un lugar de acompañamiento, sostén y asesoramiento necesario para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Cabe destacar que el municipio trabaja desde hace años en políticas de alimentación saludable. Para esto, se desarrollan actividades de concientización del uso de sal con el objetivo de reducir el consumo de sodio; el plan del consumo responsable por el cual se intenta educar a la comunidad en el consumo responsable de alcohol; el desarrollo de la Semana Saludable, para concientizar sobre los hábitos saludables; ferias de la salud y el proyecto cantinas saludables, entre otros.