El Índice Global de Líderes de Opinión evalúa la influencia de las personalidades en las plataformas digitales de contenidos. Cuáles son las 15 figuras más destacadas del mundo y quiénes son los argentinos que figuran en el relevamiento. Radiografía de un ranking que incluye tanto a Elon Musk como a Jorge Lanata.

Lo certifica la Real Academia Española con tres acepciones. Influir es, dicho de una cosa, producir sobre otra ciertos efectos. Influir es, dicho de una cosa o una persona, ejercer predominio o fuerza moral. Influir es, dicho de Dios, inspirar o comunicar algún efecto o don de su gracia. El Papa Francisco es, dicho por internet, la personalidad que más ha ejercido en el mundo este verbo proveniente del latín influĕre en 2016.

Resulta que Jorge Mario Bergoglio es influencer. La medición del peso de su voz en el discurso global digital lo depositó en la cima de las figuras más influyentes del año. Es el resultado de un estudio del WorldPost, en colaboración con el Instituto Gottlieb Duttweiler –GDI– de Zúrich y el investigador Peter Gloor, del Instituto Tecnológico de Massachusetts –MIT-. El Índice Global de Líderes de Opinión digiere, procesa, organiza y administra el escenario digital según pensadores y plataformas. Esquematiza la conversación global en la red, categoriza la trascendencia de cada actor y aplica un análisis de inteligencia colectiva al método que diagnostica el universo digital.

Es la clasificación de las voces más escuchadas en la comunidad web. La influencia, el conocimiento, la medición real de si las ideas trascienden. El estudio se valió de un software que mide la frecuencia, el grado y la posición en la que un nodo figura en relación al flujo de la red. La denominada centralidad de intermediación o inevitabilidad es un ejercicio que calibra la preponderancia de los actores en la red. Sobre la órbita del estudio atravesaron más de 600 candidatos de todo el mundo, cuyas ascendencias pasaron el filtro en tres zonas de la infoesfera digital: Wikipedia, Twitter y la red toda.

Los líderes del pensamiento global que escriben, hablan y fundaron su gesta en la religión son las figuras del año. El Papa Francisco primero, el Dalai Lama segundo, el biólogo evolutivo británico Richard Dawkins -paladín del ateísmo- cuarto, y el Papa Benedicto XVI sexto. No hay respuestas válidas que argumenten esta razón. Si es una reinvindicación divina del criterio religioso, la acreditación a una preocupación por cuestiones existenciales o la búsqueda más altiva a incógnitas provocadas por los parámetros perturbadores del mundo moderno. Discursos genéricos como la guerra, la paz, el cambio climático, los derechos humanos, los inmigrantes o la digitalización no son disciplinas predominantes en el análisis de red del GDI.

Además de los líderes religiosos, el top 15 de las personalidades más destacadas del año lo completan el ex ajedrecista Garry Kasparov en el tercer lugar, Bill Gates en el quinto, la ex presidenta de Irlanda Mary Robinson en la séptima ubicación, Bono en la octava, el banquero Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus ocupa la novena plaza, décimo aparece el ex vicepresidente de los Estados Unidos Al Gore, el padre de la WWW Tim Berners-Lee está onceavo, Orhan Pamuk 12°, Amartya Sen 13°, Jürgen Habermas 14° y Yan Mo 15°.

En el ranking global de 223 personalidades hay otro argentino: Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980, ubica el puesto 94. Entre artistas, políticos, filósofos, activistas, novelistas, economistas, empresarios, entre Santiago Calatrava, Jane Goodall, Stephen Hawking, Bono, Isabel Allende, Edward Snowden, Caetano Veloso, Elon Musk, Mario Vargas Llosa, Bill Gates, J. K. Rowling, Noam Chomsky, Ingrid Betancourt, entre los formadores de pensamiento más poderosos de 2016 hay un gobierno declarado del sexo masculino: 177 hombres y 46 mujeres. La oferta, igual, es de por sí variopinta y multicultural.

Del plano global, el informe de influencers desmenuza contenidos clasificados en idiomas y regiones. Alemania -donde también lidera Francisco-, Suiza, Arabia, lengua china dentro de China y lengua china fuera de China, y el pueblo hispanoparlante. Cuando la religión hace el mundo, la cultura hace al idioma español. El cineasta Pedro Almodóvar, el novelista Paulo Coelho y el guionista Alfonso Cuarón se ubican en la élite del ranking, lo que sugiere un elevado grado de unidad y valoración cultural a través del lenguaje común y la persistencia en el debate social y académico de estas conexiones culturales.

Francisco cae al puesto 14 y en un listado de 103 figuras de influencia hispana aparecen otros cinco argentinos. Jorge Lanata -a quien el informe destaca como “fundador de Página 12”- figura en la ubicación 33 tras haber estado quinto en la clasificación del año pasado; Martín Caparrós -“periodista argentino” según la publicación- ocupa el puesto 52, justo antes de Adolfo Pérez Esquivel; Martha Argerich -“pianista argentina” apunta- se ubica 94 y Luis Moreno Ocampo -“enjuiciamiento a los militares en el Juicio a las Juntas” asocia el informe- casi que cierra la lista en el orden 102.

En razón a los sitios y plataformas donde estas personalidades fueron retratadas, el estudio asignó a las redes sociales como factor de cambio de paradigma: atravesaron las aguas del discurso global. El convulsionado escenario político de 2016 fue punto de inflexión en las páginas web de habla inglesa -dominantes a nivel mundial-. La compartición, creación y difusión de información en las redes sociales superó la influencia de las plataformas mediáticas consolidadas. Ejemplo: la derecha alternativa pro Donald Trump expandió su trascendencia mediante canales sociales como Twitter o Facebook en detrimento del impacto de las la páginas web de la derecha republicana en los Estados Unidos.

Sin embargo, ese fenómeno pierde poder en culturas como la alemana y la hispana. En la red de influencia de habla hispana, las redes sociales avanzaron poco sobre los medios de información tradicionales. Los sitios web de noticias más consolidados siguen siendo plataformas líderes en divulgación de ideas y pensamientos.