Un tribunal de Sicilia condenó este martes a 18 años de prisión a un ciudadano tunecino que piloteaba un barco que naufragó en el Mediterráneo en abril del año pasado, en una de las mayores tragedias desde el inicio de la crisis de refugiados.El tribunal italiano que investigó la responsabilidad del tunecino Mohamed Ali Malek y del ciudadano sirio Mahmud Bikhit en el naufragio del 18 de abril de 2015, decidió condenar al segundo a cinco años de prisión.

La jueza de Catania Daniela Monaco aceptó así de manera parcial las peticiones del fiscal, que había pedido 18 años de reclusión y una multa de 3 millones de euros para el tunecino y de seis años de prisión para el sirio, al que la magistrada consideró como ayudante y copiloto del barco.

Pese a que durante el desarrollo del juicio los condenados se proclamaron inocentes y aseguraron que viajaban en la nave como inmigrantes, ambos habían sido identificados como traficantes de personas por algunos de los 28 supervivientes.

El naufragio se produjo frente a las cosas de Libia y, según los fiscales, fue producto de la sobrecarga de personas. El naufragio fue uno de los más mortíferos de las decenas registrados en el Mediterráneo en el marco de la crisis que vio llegar a las costas de Europa a 1,3 millones de migrantes irregulares desde el año pasado, en su mayoría refugiados de las guerras de Siria e Irak.

https://twitter.com/fractaltrend/status/808667370189389824

Más de 4.700 personas murieron al intentar la peligrosa travesía en precarias embarcaciones desde Turquía a las islas griegas del mar Egeo o del norte de África al sur de Italia, según la intergubernamental Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Este martes, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) informó que en lo que va del año, 374.000 migrantes y refugiados llegaron a Europa por vía marítima, mientras que otros 5.000 perdieron la vida intentando cruzar el mar Mediterráneo o están desaparecidas.