El CEO de la firma constructora dijo que se le compró un lote para construir oficinas en San Pablo, recompensándolo por contratos en Petrobras, según publica hoy Folha.

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva recibió dinero ilegal para construir las oficinas de su instituto, según afirmó el empresario Marcelo Odebrecht, preso por el escándalo conocido como el “Petrolao”.

La constructora Odebrecht, la más importante de Brasil, adquirió el terreno donde se iba a construir el predio con las oficinas de la ONG de Lula da Silva, en el centro de San Pablo.

La confesión de Marcelo Odebrecht fue realizada ante la Justicia, informó hoy el diario Folha de San Pablo que tuvo acceso a la causa que está bajo secreto de sumario.

Paulo Melo y Alexandrino Alencar, dos ex ejecutivos de Odebrecht, también declararon que la constructora hizo esa inversión para beneficiar a Lula.

Estas afirmaciones tornan más comprometida la situación penal de Lula, quien está procesado en cinco causas por corrupción, lavado de dinero y tráfico de influencias.

El último procesamiento fue abierto el lunes pasado por parte del juez anticorrupción Sergio Moro, responsable de la causa “Lava Jato”, que investiga el escándalo de corrupción en la petrolera Petrobras.

Según la denuncia de los fiscales, aceptada por Moro, la compra de ese terreno fue una forma encubierta por la cual Odebrecht habría recompensado a Lula por contratos en la petrolera estatal Petrobras.

Los abogados de Lula criticaron el martes al juez y a los fiscales a los que imputan falta de imparcialidad y motivaciones políticas.

Según los defensores de Lula, la acusación se basa en la compra de un terreno donde finalmente no se construyó el Instituto que funciona en otro lugar.

Moro rebatió esa tesis al sostener que pese a que el terreno no fue utilizado, hubo un entendimiento ilegal que se entronca con otros dentro del “Petrolao”.