Transportaron 290 presos a la cárcel de Piñero. Sólo quedaron 40 detenidos que según el Ministerio de Seguridad hoy serán llevados a módulos transitorios.

El Ministerio de Seguridad de la provincia concretó ayer el traslado de 290 detenidos desde comisarías de Rosario hacia la cárcel de Piñero. La transferencia masiva de internos hacia una unidad del Servicio Penitenciario de Santa Fe (SP) dejó prácticamente vacíos los penales de las más de 40 seccionales policiales del mayor departamento de la provincia. Con esas transferencias las comisarías de Rosario quedaron ayer, según fuentes de esa cartera, con 40 presos.

“En Santa Fe los detenidos en el SP superan ampliamente a los detenidos en comisarías, en una proporción de 80 a 20. Esta nueva realidad hace que la provincia sea la que tiene el menor porcentaje de detenidos en comisarías del país”, destacó el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro. El funcionario destacó ese número para resaltar que las comisarías de Rosario, de acuerdo al propósito de su cartera, quedarán progresivamente sin población de detenidos, lo que es además parte del esquema previsto que irá cerrando las seccionales de la ciudad, que serán reemplazadas por seis comisarías distritales o megacomisarías.

Fugas

Esta decisión procura poner un epílogo a la reciente crisis producida por una secuencia de evasiones en comisarías de Rosario. Entre el 26 de noviembre y el 11 de diciembre hubo tres fugas: una en la comisaría 26ª de Villa Gobernador Gálvez, otra en la 16ª de Tablada y la última de la seccional 13ª del barrio Bella Vista. En esos incidentes se escaparon en total 34 detenidos.

Los operativos de traslado comenzaron ayer a la madrugada. Trabajaron policías y personal del Servicio Penitenciario para retirar a los detenidos de las seccionales policiales hacia Piñero.

El secretario de Asuntos Penitenciarios, Pablo Cococcioni, comentó que la mayoría de los detenidos fueron recibidos en el módulo E de Piñero, el quinto minipenal de esa cárcel de la provincia, que fue recientemente terminado. Se trata de cuatro pabellones con capacidad para albergar a 168 internos en celdas individuales. “Los demás fueron distribuidos en los pabellones de los demás módulos del complejo”, indicó el funcionario. Con los traslados de ayer la población de esa cárcel superó las mil personas.

Con esta medida las comisarías rosarinas quedaron en el piso histórico de alojamiento de presos. Solamente 40 internos que en las próximas horas, precisó Pullaro, serán traspasados a módulos transitorios de reciente construcción en seccionales de la Unidad Regional II. “Son ámbitos que a diferencia de los históricos calabozos de las comisarías son lugares que cumplen con las normas internacionales para resguardo de detenidos. Son lugares adaptados para el momento inicial de la detención y los trámites previos a la audiencia imputativa”.

“Al comienzo de nuestra gestión comenzamos a planificar esto. Teníamos el compromiso de que la mayoría de los presos en lugar de estar en comisarías pudieran pasar al Servicio Penitenciario. De a poco estamos cambiando una ecuación. Cuando comenzó la gestión del Frente Progresista teníamos 2.500 presos en comisarías y 2.200 en el Servicio Penitenciario. Hoy vamos a tener 5 mil dentro del propio Servicio Penitenciario y nos van a quedar muy pocos en lo que son comisarías en toda la provincia de Santa Fe”, consignó el ministro.

Los agentes policiales y penitenciarios iniciaron los traslados por la comisaría 18ª en avenida Francia al 3600. Siguieron por las subcomisarías 24ª (Empalme Graneros) y 27ª (La Florida).

En la calle

“La idea que nosotros tenemos apunta a que toda nuestra policía pueda estar en la calle trabajando en función de prevención del delito. Para eso el Estado tiene que planificar la obra pública carcelaria para permitir que los detenidos sean trasladados al Servicio Penitenciario”, indicó Pullaro.

La semana pasada 150 detenidos en comisarías de la ciudad de Santa Fe habían sido transferidos al nuevo pabellón 10 de la cárcel de Las Flores en la capital provincial.

El gobierno provincial indicó que con el objetivo de afianzar estas medidas en la zona de Rosario, en la cárcel de Piñero se construye el sexto minipenal, el módulo F, que se encuentra en la etapa de construcción, con una inversión superior a los 120 millones de pesos. Las autoridades preven que hacia abril las obras estarán terminadas.

La semana pasada 150 detenidos en comisarías de la ciudad de Santa Fe pasaron al nuevo pabellón de una cárcel.