La Cátedra del Agua de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) sigue sumando adhesiones al “derecho de jarra” de agua en los bares, comedores y restaurantes de la ciudad. Es que si bien la propuesta para que todos los consumidores accedan en los locales gastronómicos a su derecho al agua gratuita e ilimitada ya es ordenanza del Concejo Municipal, desde la cátedra continúan certificando a quienes efectivamente la cumplen. Ese fue el caso del emblemático comedor La Bella Nápoli, de la esquina de Tucumán y San Nicolás, que se sumó este lunes al comedor Balcarce que fue el primero en adherir a la iniciativa.

Cátedra del Agua de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) sigue sumando adhesiones al “derecho de jarra” de agua en los bares, comedores y restaurantes de la ciudad. Es que si bien la propuesta para que todos los consumidores accedan en los locales gastronómicos a su derecho al agua gratuita e ilimitada ya es ordenanza del Concejo Municipal, desde la cátedra continúan certificando a quienes efectivamente la cumplen. Ese fue el caso del emblemático comedor La Bella Nápoli, de la esquina de Tucumán y San Nicolás, que se sumó este lunes al comedor Balcarce que fue el primero en adherir a la iniciativa.

El “derecho de jarra” es una propuesta que la Cátedra comenzó a impulsar hace tiempo y que no sólo recibió la adhesión de la Defensoría del Pueblo de la provincia, sino que además fue aprobada por el Concejo Municipal y está en plena vigencia.

Eso significa nada menos que el acceso a agua de la canilla servida en jarras, gratuita e ilimitada, en bares y restaurantes de la ciudad, basándose no sólo en un derecho ambiental, sino también económicamente sustentable.

Entre el sector gastronómico de la ciudad, el primero en sumarse el año pasado fue el comedor Balcarce, conocido popularmente como “El vómito”, que funciona en Jujuy y Brown.

Desde entonces, el mítico restaurante dispone de jarras y botellas con agua de la canilla gratuitas para sus clientes.

Lo mismo hace ahora otro de los emblemáticos de la ciudad: La Bella Nápoli, que recibió su certificado de adhesión esta semana, en manos de su dueño, Juan Carlos Simoncini.

FuenteLa Capital
Compartir

Comentarios