El Tribunal Oral Federal 1 de Jujuy condenó a tres años de prisión en suspenso por el delito de daños a la dirigente social de la Tupac Amaru, Milagro Sala en el juicio donde estaba imputada por liderar un escrache contra Gerardo Morales en 2009, cuando el actual gobernador radical era senador.


Así como la condenó por “daños agravados”, el tribunal la absolvió del delito de amenazas.El tribunal la halló responsable de instigar un escrache que sufriera el actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales en el año 2009.
También se resolvió condenar a los cooperativistas, Graciela López a la pena de 3 años y a Ramón Salvatierra 2 años, por ser los coautores de daños agravados materiales de los hechos investigados.
Además, fueron condenados los dos imputados como co-autores en el escrache, Graciela López y Ramón Salvatierra. Los integrantes de la Red de Organizaciones Sociales recibieron la pena de prisión en suspenso por dos años.
El presidente del tribunal dio inicio a la audiencia a las 16, como estaba previsto. A continuación hablaron otros funcionarios que intervienen en la causa. Luego los imputados expresaron sus palabras finales. Pasadas las 16.20 se pasó a un cuarto intermedio por dos horas. El veredicto se conoció después de las 18.
“Nunca me hubiera imaginado que me iban a judicializar las protestas”, dijo Sala ante el tribunal, la prensa y dirigentes políticos que se encontraban presentes en la sala, antes de conocer la sentencia.
“Siento mucho dolor interno por la injusticia que estamos viviendo, porque no hemos robado nada, hemos dignificado a miles de compañeros. Hicimos estudiar, hicimos piletas para que todos pudieran tener una pileta de natación como cualquier hijo de rico. Ese fue nuestro pecado”.
También se expresaron Graciela López y Ramón Salvatierra, apuntados como “coautores” del delito de “daños agravados”. “En este juicio quedó muy en claro el revanchismo político hacia las clases sociales y organizaciones de un sector político que es el primer responsable de la crisis de 2001”, dijo López.
Y continuó: “Producto de la desocupación nos organizamos para salir adelante. Hoy se criminaliza la protesta en una Argentina donde costó mucha sangre recuperar la democracia. Y en esta provincia, en este emblemático tribunal, hace 40 años esperamos respuestas por los crímenes de lesa humanidad. Nosotros, acá a punto de que nos dicten sentencia, mientras Blanquier hoy está libre”, dijo.
Luego fue el turno del imputado Salvatierra: “Yo nada más vengo a plantear mi inocencia. Vengo padeciendo hace siete años este juicio. Soy un hombre que se dedicó a trabajar, nada más. En los días que transcurrimos nadie me identificó y no hubo pruebas contra mí. No entiendo la situación. Y seguimos en los mismo. Vuelvo a repetir, creo en la Justicia y espero que este caso se resuelva de manera favorable para todos. Pero no se dejen llevar por delante, sólo pido Justicia y que esto acabe pronto y bien”.
Luego de que se llamara a cuarto intermedio, Sala habló brevemente con la prensa: “Por el pueblo que necesita, por la Argentina, que está en decadencia. Y que Gerardo Morales les de 8 mil en bonos a los compañeros. Como verán no puedo hablar”, dijo, en referencia a la presión que ejercían los agentes policiales que la escoltaban para llevársela.
Las audiencias públicas terminaron la semana pasada, en medio de incidentes entre las fuerzas de seguridad y la militancia kirchnerista. El Ministerio Público Fiscal pidió una pena de tres años para la dirigente, por considerarla instigadora del escrache que sufrió el actual gobernador Morales en 2009; mientras que la querella exigió una pena de ocho años para los tres acusados en esta causa.