El presidente venezolano, Nicolás Maduro, amenazó con “derrotar” al nuevo titular de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral con mayoría opositora), Julio Borges, quien este domingo, tres días después de haber asumido ese cargo, se comprometió a “empujar” para que este año puedan celebrarse elecciones generales anticipadas.

“Póngase a inventar, compadre, y lo voy a derrotar más rápido que a (el anterior presidente de la Asamblea, Henry) Ramos Allup”, advirtió Maduro en su programa semanal de radio y televisión.

“Nosotros tenemos que empujar para que se den esas elecciones y obligar también a que la Constitución, que plantea diferentes caminos, nos permita elegir un gobierno de unidad nacional que permita que el país salga de la crisis y del caos”, dijo Borges durante una entrevista con la televisora privada Globovisión.

Borges anunció asimismo que la Asamblea retomará mañana el debate acerca del presunto “abandono del cargo” por parte de Maduro, a quien la mayoría opositora acusa de haber descuidado la salud, la alimentación y la seguridad de los venezolanos, así como las fronteras y la moneda nacional.

Asimismo, Maduro anunció que este martes tomará juramento a los miembros de un nuevo “comando especial antigolpe” que estará encabezado por el flamante vicepresidente ejecutivo, Tareck El Aissami, e integrado además por los principales líderes del ala militar del chavismo.

“Voy a delegar la batalla contra el golpe de estado en un comando especial antigolpe, por la paz y la soberanía, que se dedique las 24 horas del día a tomar las medidas preventivas, legales y correctivas contra todos los sectores golpistas y terroristas a nivel interno”, dijo el jefe del Estado.

Entre otros, formarán parte del comando el capitán Diosdado Cabello, número dos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gobernante, y los generales Vladimir Padrino, Néstor Reverol y Gustavo González López, respectivamente ministros de Defensa y de Interior y Justicia, y jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

Por otra parte, Maduro afirmó que la mesa de diálogo con la oposición instalada a fines de octubre pasado y virtualmente congelada desde noviembre “continuará” y para ello regresará a Caracas “en las próximas semanas” el ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, uno de los impulsores de la iniciativa.

El diálogo fue instalado el 30 de octubre pasado y tuvo una segunda sesión plenaria el 11 de noviembre, al cabo de la cual el oficialismo y la oposición emitieron una declaración conjunta que contenía una serie de compromisos.

La oposición acusó al gobierno de haber incumplido sus promesas; por eso no asistió a la tercera reunión, programada para el 6 de diciembre, y no confirmó si concurrirá a la que en principio estaba prevista para el viernes próximo.

En otro orden, Maduro anunció aumentos nominales de 50% para el salario mínimo y los haberes jubilatorios, y aseguró que los ajustes dispuestos en el último año acumulan un incremento de 536%.

Venezuela tiene la mayor tasa de inflación del mundo y, si bien el gobierno no publica estadísticas desde hace más de dos años, varias fuentes privadas la estimaron en más de 700% para 2016.

FuenteTélam
Compartir

Comentarios