La reina del pop disparó contra los que la critican por negarse a “llevar una vida convencional” y le reprochan que sus amantes sean mucho más jóvenes que ella.

A los 58 años, incluso una leyenda de la música pop como Madonna puede sentirse oprimida por el sexismo y por aquellos que le reprochan la juventud de sus amantes. “Me he sentido oprimida”, admite la “Material Girl” a la revista “Harper’s Bazaar”.

“En gran parte se debe al hecho de que soy una mujer, pero también porque me niego a llevar a una vida convencional. He creado una familia poco convencional”, estima la cantante. Y agrega: “He tenido amantes que eran tres décadas más jóvenes que yo. Eso molesta a la gente. Tengo la impresión de que todo lo que hago incomoda mucho a las personas”.

Quien marcó el ritmo de los años 1980 con “Like a Virgin” estuvo sentimentalmente vinculada a hombres de menos de treinta años y no lo ha ocultado. Entre ellos, el modelo marfileño Aboubakar Soumahoro, el bailarín francés Brahim Zaibat y el holandés Timor Steffens.

Madonna -que tiene cuatro hijos y estuvo dos veces casada- sostiene además que es víctima de sexismo porque se le pide que deje de trabajar. “¿Acaso alguien le ha dicho a Picasso: ‘Bueno, tienes ochenta años y ya has pintado demasiados cuadros’?”.

La cantante, que el año pasado ha hecho una gira mundial para promover su álbum “Rebel Heart”, estará nuevamente frente a las cámaras para realizar el film “Loved”, cuyo guión escribió ella misma, sobre la base de la novela de Andrew Sean Greer, “The Impossible Lives of Greta Wells”.