Una mujer de 77 años fue encontrada sin vida ayer al mediodía dentro de su casa de Capitán Bermúdez en una escena de desorden general que inclinó las hipótesis de los investigadores a que podría haber sido víctima de un robo.

Si bien la anciana no presentaba heridas de arma de fuego ni cortantes, tenía signos de golpes en el rostro. La Fiscalía de San Lorenzo ordenó una serie de medidas, entre ellas la autopsia, cuyos resultados se conocerán en el transcurso de la jornada de hoy.

La mujer, identificada como Olga De Nicola (o Di Santi), vivía sola en su casa de Villa Cassini, sobre calle Belgrano al 500. Es un barrio compuesto por casas bajas y humildes, ubicado a pocos metros de las vías férreas donde “los yuyos no se cortan nunca” y alcanzan “los tres metros” de altura, refirieron vecinos.

El crimen ocurrió en la mañana de ayer en el lapso de una hora, entre las 10.30 y 11.30, según informó el fiscal de la causa Aquiles Balbi, quien se presentó de inmediato en la casa de la mujer. A esa conclusión llegó luego de hablar con la hija de la víctima, quien fue la que halló a su madre sin vida pasado el mediodía, alrededor de las 14. La mujer le contó al fiscal que fue hasta el domicilio porque no la atendía y se encontró con la peor de las sorpresas.

“En la casa había indicios de violencia pero no se constataron signos de forzamiento en la puerta de entradas. Podría ser un robo pero no descartamos nada”, informó Balbis tras aclarar que hasta no conocer los resultados de la autopsia no se puede determinar el causal de la muerte. Sin embargo descartó la utilización de armas: “No tenía heridas de armas blanca ni de armas de fuego”, agregó. En principio, la única pista de que fue un crimen violento es que la mujer tenía golpes en el cuerpo, principalmente en el rostro. Al respecto, el fiscal dijo que no se descarta ninguna hipótesis y que entre ellas está la del robo. También dijo que poco tiempo atrás la mujer, que vivía sola, había denunciado robos en su propiedad, bajo la modalidad de hurto, que son los hechos que se producen en ausencia de los moradores.

El crimen provocó gran conmoción en la vecina localidad, donde muchas mujeres mayores viven solas. En pocos minutos, toda la cuadra se llenó de móviles policiales y decenas de vecinos alertados. En el lugar estuvieron presentes el jefe y subjefe de la Unidad Regional XVII, las máximas autoridades de la seccional 2ª, que tienen jurisdicción en la zona, del Comando Radioeléctrico, de Cuerpos y Orden Público de San Lorenzo, además del gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) de Rosario.