Los casos ocurrieron en un balneario de Posadas. Creen que hubo más afectados.


Al menos cinco personas resultaron lesionadas en sus extremidades al ser atacadas por palometas en balnearios ubicados sobre el río Paraná, en la zona periférica de Posadas. Los casos ocurrieron en las últimas semanas, pero se estiman que son más ya que muchas personas no acuden a los hospitales por estas heridas.

La mayoría de los ataques ocurrieron al atardecer y en playas ubicadas en la zona del barrio Miguel Lanús, pero desde la Municipalidad de Posadas dijeron que hasta el momento sólo se reportó un caso. En la Comuna aseguraron que iniciarán un monitoreo para determinar la población de palometas y aplicar posibles medidas para evitar nuevas mordeduras.

En el Hospital Escuela “Doctor Ramón Madariaga” detallaron que atendieron tres pacientes en el sector de emergencias por mordeduras en los pies. En ninguno de los casos se trató de heridas graves, aunque sí dolorosas y con abundante hemorragia.

Una de las víctimas, Alejandra Martínez, contó que el domingo al atardecer se encontraba en una playa de Miguel Lanús junto a su esposo y dos hijos. Ambos ingresaron al agua y en esas circunstancias sufrieron mordeduras en los dedos de los pies.

“Fue un dolor muy grande y sangraba mucho. Una señora se acercó con un botiquín y me limpió con agua oxigenada, después nos fuimos al hospital en un remís”, relató Alejandra en Radio Libertad de Posadas.

La mujer aseguró que en el centro asistencial “me dijeron que todos los días aparecen personas con mordeduras de pirañas. A mi marido también le mordió, pero él pegó una patada y logró que el pez lo suelte rápidamente”.

Las palometas comenzaron a ser noticia en el verano del 2014, cuando se produjeron varios ataques de estos peces también en el Paraná. En un sólo día, con una térmica de 40 grados, hubo 60 personas heridas en un balneario de Rosario. Los ataques se produjeron también en Entre Ríos y en Misiones.

Al conocerse este nuevo caso en Posadas, Amado Martínez, integrante del grupo ecologista Yarará en Acción, explicó que las palometas viven en aguas estancadas y que la población aumentó considerablemente debido a la desaparición de los yacarés, los depredadores naturales de estos agresivos peces.

Comentarios