El presidente de Ecuador repudió las expresiones del saliente comandante del Ejército, Luis Castro, a quien destituyó por pedir que las Fuerzas Armadas garanticen el voto de los ciudadanos.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aclaró que los militares no son árbitros del proceso electoral que se lleva a cabo en su país, al censurar las expresiones del saliente comandante del Ejército, Luis Castro, a quien destituyó el lunes por pedir que las Fuerzas Armadas garanticen el voto de los ciudadanos.

Castro criticó que en la primera vuelta electoral se había roto la cadena de custodia encargada a los militares, ya que a éstos no se les permitió ingresar a los escrutinios, ante lo que planteó a la institución militar “velar por la voluntad popular y respetar el pronunciamiento del pueblo”.

“Está destruyendo la patria, la institucionalidad, una sociedad de derecho en donde está al mando un poder civil. Lo que hizo el general Castro es totalmente ilegal e ilegítimo, inconstitucional”, sentenció el mandatario.

Aclaró no obstante que guarda gratitud por el militar, ya que fue él quien dirigió el operativo de rescate cuando estuvo retenido por policías durante varias horas el 30 de septiembre de 2010, en el marco de una revuelta policial por reclamos salariales que derivó en un intento de golpe de Estado, citó DPA.

Reiteró que los militares no son garantes de las elecciones por cuanto “ellos tienen el rol en elecciones de someterse al Consejo Nacional  Electoral (CNE)”.

FuenteTélam
Compartir

Comentarios