Se trata de la ciudad más grande de Siria, que fue escenario de una de las batallas más devastadoras de la guerra que desde 2011 se libra en el país árabe entre el gobierno y aliados contra grupos rebeldes que buscan derrocarlo.

El papa Francisco donó hoy 100.000 euros para los pobres de la norteña ciudad siria de Alepo, al retornar al Vaticano de los ejercicios espirituales que hizo toda la semana junto a la Curia romana.

Alepo, la ciudad más grande de Siria, fue escenario de una de las batallas más devastadoras de la guerra que desde 2011 se libra en el país árabe entre el gobierno y aliados contra grupos rebeldes que buscan derrocarlo.

Se estima que más de 30.000 personas murieron en Alepo en cuatro años de enfrentamientos que comenzaron en 2012 y terminaron el año pasado con la reconquista de la ciudad por el Ejército sirio.

La donación tuvo la ayuda de la Curia romana, que desde el domingo hasta hoy compartió las meditaciones con el Pontífice en Ariccia, a 27 kilómetros de Roma, y se hará efectiva a través de la Limosnería apostólica, informó hoy a periodistas la vicedirectora de la Oficina de Prensa del Vaticano, Paloma García Ovejero.

Francisco regresó al Vaticano a las 11.30 locales (7.30 de Argentina) de este viernes, luego de una semana de meditaciones con eje en el Evangelio de Mateo y en las que la crisis en Siria fue uno de los ejes después de un correo electrónico que envió un franciscano desde Alepo para narrar el “calvario de la población”.

FuenteTélam
Compartir

Comentarios