Patricia Mounier, representante de los docentes privados de Santa Fe, asegura que las decisiones tomadas por el gobierno provincial de descontar los días de paro a los maestros y extender el ciclo lectivo son “absolutamente innecesarias”. Además, pidió a la comunidad acompañar la lucha docente.


“El gobierno debió decir la verdad: en los medios, el gobierno dijo “les vamos a ofrecer el 25% a los docentes”, todo el mundo esperó el lunes pasado una propuesta efectiva del 25%; cuando hicimos las cuentas, nos dimos cuenta que el 25 lo aplicaba sobre lo que paga la provincia y no con el incentivo incluido, y nos dimos cuenta y sacamos cuentas que en realidad íbamos a recibir entre un 21 y 22%, eso enojó más a la gente”, manifestó Patricia Mounier, titular de SADOP, y aseguró que “los docentes están enojados por eso, no solamente porque es insuficiente la propuesta”. “Por lo tanto, nosotros creemos que esto se resuelve, efectivamente, convocándonos, sentándonos a hablar y haciendo una propuesta superadora y real, es decir, realmente lo que va a cobrar el docente, según la propuesta del gobierno”, disparó.
Asimismo, la sindicalista opinó que, en sintonía con la propuesta realizada a los otros sectores públicos provinciales, el gobierno “tiene que ofrecer el 25% real a los docentes, es decir, proporcionalmente, la cantidad de dinero que pone para el incremento salarial de los compañeros del sector público tiene que hacer lo mismo con los docentes, independientemente de que quede afuera el incentivo”, y recordó que, “por otra parte, los gobiernos provinciales, en líneas generales, esperaban que haya reapertura de paritaria para que se pueda incrementar el incentivo y así sumarlo a la propuesta salarial de cada jurisdicción, como se hizo el año pasado” pero que han sido los propios docentes los que plantearon el reclamo a la Nación cuando llenaron la Plaza de Mayo con 400 docentes y, por lo tanto, las provincias tienen “que asumir los costos”. “Si el gobierno provincial hace lo que dice Macri…bueno, estas son las consecuencias, lamentablemente”, consideró Mounier.
Sobre el anuncio de extensión del ciclo lectivo, argumentó que hasta el momento solo se realizaron paros durante seis días, mientras que “en las escuelas, muchas veces, se suspenden clases, en las escuelas privadas, por otros motivos y, sin embargo, nadie las cuestiona, por motivos que tienen que ver con la propia institución o con los empleadores, que plantean actividades extraescolares” y que “la cantidad de días no garantiza calidad educativa”, mientras que “los docentes, de todos modos, siempre tienen estrategias para recuperar algún contenido perdido”. En tanto, a la noticia del descuento de los días de paro la consideró “una amenaza más”. Según Mounier, “lo que el gobierno pretende es que no hagamos la medida de fuerza, que la gente se asuste y demás, y esto, en realidad, tiene una reacción contraria, los docentes se enojan mucho más ante estas situaciones y creo que el miércoles, efectivamente, vamos a estar más unidos que nunca y, efectivamente, van a ser muchos los docentes que no solamente hagan la medida de fuerza, sino que, también, se van a movilizar a la Casa de Gobierno”.
Además, la gremialista recordó que se respetará la decisión de aquel trabajador que no quiera adherirse a la medida de fuerza, pero recordó que en la asamblea del viernes pasado se planteó una moción por aceptar la propuesta “que fue votada por el veinte por ciento de los delegados, y el ochenta por ciento de los delegados quiso rechazar la propuesta y hacer una medida de acción”. “La decisión institucional del gremio es la medida de fuerza de 48 horas, ahora”, explicó, aunque opinó que “aquel docente que no se adhiera va a usar, va a usufructuar de un beneficio producto de la lucha de muchos, pero que él no hizo”.
Sin embargo, Mounier también reconoció que “algunos docentes argumentan tener miedo por presiones”. “Efectivamente, es cierto, hay presiones de los empleadores; hoy nos encontramos con que, casualmente, en una escuela de la ciudad aparecieron todos los padres mandando notitas en los cuadernos diciendo que los docentes trabajen…Pero, de todos modos, por más que con sus cuotas pagara el sueldo, el trabajador tiene el derecho constitucional de hacer una huelga, y si coincidiera, en este caso, que, por la insuficiencia salarial que ofreció el gobierno, tiene derecho a hacer huelga, lo puede hacer, independientemente de que le guste, o no, al padre”. Y añadió: “habría que ver si, realmente, lo que busca el padre es que efectivamente tenga clases el alumno o que, por lo menos, ese día del paro no se le complique la organización familiar, considerando la escuela, muchas veces, como una guardería”.
Finalmente, solicitó a las familias que acompañen el reclamo docente, “porque la calidad de educativa a la que todo el mundo apunta tiene que ver, también, con docentes bien considerados”.