La secretaria de Educación, Erika Figueroa, respondió a una serie de inconvenientes que formularon los alumnos, quienes prevén una asamblea para el viernes 28 del corriente.

Erika Figueroa (LT10)

Luego de la reciente inauguración de las nuevas instalaciones del Liceo Municipal, en el Molino Marconetti, un grupo de alumnos convocó a una asamblea general para el viernes 28 de abril (a las 13, en el hall de la institución) en virtud de una serie de falencias.

En concreto, los estudiantes señalan que se cursa en aulas sin pizarrones ni bancos; los accesos no cuentan con rampas ni ascensores; baños clausurados, aulas con instalaciones eléctricas visibles y en cortocircuito; pasillos donde los obreros trabajan con maquinaria pesada; presencia permanente de la GSI (Guardia de Seguridad Institucional) que actuó de manera “agresiva” contra alumnos que pedían una reunión a los directivos; no se contemplan “las necesidades específicas de cada escuela, entre otras cuestiones.

Asimismo, plantean que “al ser una sola línea de transporte público la que nos acerca a las inmediaciones implica una dificultad de movilidad”.

Habida cuenta de lo expuesto, la secretaria de Educación de la Municipalidad respondió de manera contundente: “Hay bancos, hay bancos nuevos, hay pizarrones”, sostuvo Erika Figueroa y consignó que “están llegando más bancos y más pizarrones”. Además, admitió que no funciona el ascensor, lo cual se debe a que “es la última etapa”. “Está previsto en la planta baja, hay talleres y aulas, donde aquellas personas que tienen dificultad concurren a tomar clases. Y en la planta baja no se hace falta rampa porque el acceso está pensado, justamente, para que no requiera de rampa. Eso es lo bueno que tiene pensar un edificio de cero”, fundamentó.

Con relación a las instalaciones eléctricas, la funcionaria manifestó –este jueves en contacto con LT10– que “puede ser que haya habido algún problema, como todo edificio nuevo. Pero están los electricistas, tienen luz, no hay algo que esté en malas condiciones, de ninguna manera”, remarcó.

“Entiendo a los estudiantes –continuó Figueroa– del Liceo Municipal, que hagan reclamos y que estén preocupados porque durante muchos años los distintos estudiantes del Liceo vivieron de muchas promesas de mejoras en lo edilicio y siempre habían tenido pocas respuestas. Pero la verdad es que no es así”, esgrimió.

En ese contexto, la secretaria precisó que “hay algunos bancos que se están terminando, pero hay baños para niños y para adultos. Había algunos obreros que estaban terminando en el cuarto piso de pulir algún piso. Hay una obra en el último piso, que es la biblioteca, pero que trabajan por el lado de afuera. Así que no existe esa convivencia dentro”, refutó. En tal sentido, subrayó que el trabajo de acondicionamiento del edificio fue realizado conjuntamente con las autoridades del propio Liceo, razón por la cual “tenemos aulas acondicionadas especialmente para la Escuela de Danza, con los pisos con todo lo que requieren, con todo el material que necesitan para el desarrollo de la actividad, lo mismo con música y los talleres para diseño y artes visuales. Fue un proceso de construcción colectiva para dar lugar a todas las necesidades”, definió Figueroa.

Comentarios