Después de cometer el crimen pasó 11 horas en su casa junto al cadáver y su hijo de ocho años.

Ocurrió en la localidad bonaerense de Castelar, partido de Morón, y luego se entregó a la Policía, informaron hoy fuentes policiales. El hecho fue cometido anoche en una casa de la calle Capdevila al 1900, entre Granada y Unamuno, al oeste del Conurbano.

Según precisó un jefe policial, Gustavo Javier Flores, de 38 años, llamó al 911 y contó que había matado a su esposa, Alejandra Marcela Polizzi (48), empleada administrativa. “Me cansé y la maté”, habrían sido las palabras de Flores al comunicarse con el número de emergencias, luego de permanecer 11 horas en la misma casa junto al cadáver de su esposa y al hijo de ambos de ocho años.

Habrían sido supuestas infidelidades de la mujer, las que motivaron el ataque de Flores en la noche de ayer miércoles.

El atacante fue detenido en el lugar donde la Policía secuestró un cuchillo, tipo carnicero, bañado en sangre. Las primeras pericias determinaron que la mujer presentaba un profundo corte en el cuello. En cuanto al niño de ocho años, permanece en resguardo de los vecinos, que según dejaron saber desde hace años conocían a Alejandra y a su familia.

El sospechoso fue alojado en una celda de la comisaría tercera de Morón, donde se instruyeron actuaciones por “homicidio”.

FuenteInfobae
Compartir

Comentarios