Las operaciones iniciadas en octubre pasado por el Ejército iraquí para recuperar el control del bastión del grupo islamista radical Estado Islámico, causaron más de 700.000 desplazados, aseguró la ONU.

Las operaciones iniciadas en octubre pasado por el Ejército iraquí para recuperar el control de la ciudad de Mosul, el mayor bastión del grupo islamista radical Estado Islámico (EI) en Irak, han causado 700.000 desplazados, aseguró la ONU.

Así lo informó la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de la ONU (OCHA) en un comunicado en el que precisa que estos datos incluyen a 500.000 iraquíes que huyeron de barrios del oeste de Mosul, donde se concentra el último reducto del grupo yihadista en la urbe, informó la agencia de noticias EFE.

Lo que produjo este crecimiento “drástico” del flujo de desplazados de la mitad oeste de la ciudad, dividida en dos por el río Tigris, añade el comunicado, es la intensificación de los combates en la parte occidental de Mosul, registrada en las últimas semanas.

Las fuerzas armadas iraquíes anunciaron hace dos días que se habían apoderado de casi el 90% del oeste de Mosul y que el EI solo tiene en su poder unos doce kilómetros cuadrados de la urbe iraquí donde se proclamó el “califato” el 29 de junio de 2014.

La mitad este de la localidad, de casi dos millones de habitantes y las más poblada conquistada por los yihadistas, fue liberada por el Ejército iraquí el pasado enero.

“Los números de desplazados del oeste de Mosul son abrumadores”, dijo la coordinadora humanitaria de la ONU para Irak, Lise Grande, quien reconoció que “cada vez es más y más difícil asistir y proteger a los civiles que lo necesitan”.

Grande advirtió además que si los combates continúan en las zonas cercanas al casco antiguo de Mosul, donde el EI está presentando especial resistencia, al menos 200 mil personas más podrían verse obligadas a huir para sobrevivir.

“Centenares de miles de vidas están en juego”, señaló la coordinadora humanitaria en Irak, que aseguró que la mayoría de los desplazados están malnutridos y no han tenido acceso a agua potable o medicinas durante meses.

El plan de respuesta humanitaria de la ONU para Irak solo está financiado en un 28%, lamentó hoy el organismo multilateral, que pidió 985 millones de dólares para paliar la situación en el país, 331 millones de los cuales se reservan a la crisis humanitaria en Mosul.

FuenteTélam
Compartir

Comentarios