Finalizada la etapa de prueba, comienzan a aplicarse multas económicas a quienes conducen bajo efectos de sustancias prohibidas. Se realizaron más de 400 controles.

La Municipalidad de Rosario comenzó a aplicar sanciones económicas a los conductores que registren resultados positivos en los test de narcolemia practicados por la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal en el marco de los procedimientos preventivos y de control efectuados sobre el tránsito. Entre el jueves 18 y el domingo 21 de mayo se detectaron 5 casos positivos así como también 46 situaciones de alcoholemia.

A cuatro meses de la puesta en funcionamiento la ordenanza que suma controles de narcolemia a los practicados por alcoholemia en la ciudad, este fin de semana concluyó la denominada prueba piloto que limitaba la sanción a la remisión vehicular.Desde ahora, quienes conduzcan tras haber consumidos cocaína o marihuana, serán penados con multas económicas que rondan entre los 3 y los 10 mil pesos.

Fuentes del munipio indicaron que fueron 5 los conductores a los que se les detectaron restos de cocaína cuando fueron sometidos a los test, luego de ser indicados por médicos que participan en los operativos vehiculares.

Se ejecutaron 411 intervenciones nocturnas en los puntos más frecuentados de la ciudad, en los cuales los agentes municipales junto a personal de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe, fiscalizan documentación, elementos de seguridad y condiciones de conducción. En ese marco, se remitieron al corralón 77 autos y motos de los cuales 46 fueron casos de alcoholemia positiva. Estos se suman a los 5 de narcolemia.

De acuerdo a estos datos, entre la noche del sábado y la madrugada del domingo se concretaron 28 remisiones vehiculares, 16 por alcoholemia -el porcentaje máximo fue de 2.22- y dos más por narcolemia positiva.

En tanto, el viernes a la noche se remitieron 28 unidades, 22 por consumo de alcohol al volante, siendo el mayor nivel de 1.74 por ciento.

Mientras que en la noche del jueves fueron 12 las remisiones, 7 de ese total, por alcohol con un máximo de 1.15.

“Avanzamos en la instrumentación de mecanismos que nos permitan prevenir situaciones riesgosas para conductores y peatones. Los controles son la garantía que ofrecemos como Estado de que las condiciones reinantes en el tránsito sean cada vez más seguras”, señaló Gustavo Zignago, titular de la Secretaría de Control y Convivencia, quien además destacó que el refuerzo y sostenimiento de las intervenciones han permitido en los últimos 3 años bajar al 6% el nivel de alcoholemia positiva.

FuenteMR
Compartir

Comentarios