El hombre fue hallado culpable de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio”. El veredicto del jurado fue unánime. 


El hombre es culpable del asesinato de su esposa, Claudia Schaefer: “culpable” de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio”. En hecho fatal tuvo lugar el 21 de agosto de 2015, cuando el matrimonio realizaba el divorcio.

El día del cruel femicidio, Schaefer -de 44 años- fue junto a su abogado a la casa que el matrimonio alquilaba en el country Martindale, Buenos Aires, para retirar sus pertenencias, en el marco del divorcio conflictivo. La víctima ya lo había denunciado ante la Justicia por violencia de género.

Schaefer fue al vestidor de la casa a retirar su ropa y Farré entró detrás de ella, cerró la puerta con llave y la atacó con dos cuchillos que había sacado de la cocina. De acuerdo a la autopsia, el asesino le ocasionó 74 lesiones cortantes y la degolló por la espalda.

Tras el fallo del jurado, la hermana de la víctima, Sandra Schaefer, aseguró que la determinación le trajo “paz, alivio y justicia”. Además, reveló que desde que ocurrió el crimen, Farré nunca tuvo intención de comunicarse con sus hijos. “Nunca se contactó. Tiene un hijo con discapacidad y nunca se preocupó”, remarcó.

El dictamen fue llevado a cabo por un jurado popular. Para la fiscal Laura Syseskind, se trata de un “fallo ejemplar”.