El autodenominado Estado Islámico asume la autoría de los ataques.

Al menos ocho muertos y varios heridos han dejado los dos ataques lanzados contra el Parlamento iraní y el mausoleo del fundador de la República IslámicaRuholla Musevi Jomeini, situado en el sur de Teherán (Irán). El autodenominado Estado Islámico ha asumido la autoría, según ha informado la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización terrorista. En el Congreso iraní murieron siete personas, entre ellas un guarda de seguridad y varias fueron tomadas como rehenes, según fuentes parlamentarias citadas por las agencias semioficiales persas ILNA y Tasnim.

A las 12.30 hora local, un hombre se hizo estallar en el cuarto piso de un edificio del Parlamento iraní, en pleno centro de Teherán, tras tomar la sede durante más de dos horas, mientras las fuerzas especiales intervenían contra dos atacantes armados, informó la televisión pública, citada por la agencia France Presse. Horas antes, un hombre armado ha entrado disparando en el mausoleo del fundador de la República Islámica Ruholla Musevi Jomeini, situado en el sur de Teherán (Irán),antes de detonar su cinturón con explosivos. El kamikaze ha causado varios heridos.

Un jardinero perdió la vida cuando un grupo de asaltantes entró en la zona del mausoleo de Jomeini, en el sur de la ciudad, informó la agencia ISNA. En el ataque en el Parlamento, un guardia de seguridad murió después de que tres o cuatro hombres armados irrumpieran en el Congreso. Además, otros dos civiles, que se encontraban en la Asamblea para reunirse con los representantes de sus circunscripciones electorales, han sufrido lesiones.

El diputado iraní Akbar Ranjbarzadé ha asegurado que uno de los atacantes ha sido acorralado por las fuerzas de seguridad y detenido. Sin embargo, otras fuentes aseguran que los agresores han logrado escapar. A estas horas, los agentes han logrado restaurar el orden en el Congreso, aunque sigue cerrado.

Poco después, se ha desatado un segundo tiroteo en otro punto de la capital iraní: el mausoleo de Jomeini. La tumba del ayatolá, el principal impulsor de la Revolución Islámica de 1979 que puso fin al régimen del sha en Irán, recibe la visita diaria de numerosos peregrinos desde distintos lugares del país.

En un principio se ha hablado de un solo atacante, pero la prensa local ha confirmado que se trata de unos cuatro. La agencia Fars señala que uno se ha inmolado con un cinturón de explosivos, otro se ha suicidado con una pastilla de cianuro, un tercero ha sido abatido por las fuerzas de seguridad y el cuarto, una mujer, ha sido detenida.

Estos sucesos tiene lugar en plena crisis entre los países del Golfo por la decisión de Arabia Saudí y sus aliados de romper relaciones con Qatar, a quien acusan de apoyar a grupos terroristas y favorecer la agenda política de Irán, potencia rival del reino suní.

La nación persa está implicada en los principales conflictos regionales. En la guerra civil de Siria lucha junto al Gobierno de Bashar al Assad, mientras que en Yemen favorece a los huthis, que desafían la autoridad del Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, respaldado por Arabia Saudí.