Los bomberos afirman que aún no pueden precisar el número de fallecidos en las 120 viviendas.

Al menos seis personas han muerto y otras 50 han resultado heridas en el espectacular incendio de un inmueble de 24 plantas y 120 viviendas en el oeste de Londres, según han informado la policía los servicios de emergencia. Más de 200 bomberos trabajan para acabar con las llamas y rescatar a las personas que probablemente aún quedan en la torre Grenfell, en Latimer Road, en el barrio de Notting Hill (North Kensington). Las llamas durante la noche y la columna de humo durante la mañana podían ser vista a kilómetros de distancia de la capital británica. Unas 500 personas, muchas de ellas familias jóvenes, vivían en el bloque.

La policía ha confirmado la muerte de seis personas en el incendio, pero los investigadores creen que esa cifra aumentará. “Puedo confirmar seis víctimas mortales en este momento pero, debido a que estamos en una fase muy inicial, posiblemente este dato crecerá durante lo que seguro que va a ser una compleja operación de rescate durante los próximos días”, ha asegurado Stuart Cundy, comandante de la Policía Metropolitana de Londres.

“Ha habido varios muertos. No puedo confirmar el número en este momento debido al tamaño y la complejidad del edificio, por lo que no debo especular más sobre ello”, decía esta mañana Dany Cotton, jefe de la brigada de bomberos de Londres. Este ha añadido que de momento se desconocen las causas del incendio, que ha provocado “una situación sin precedentes”.

La policía, que continuaba evacuando residentes a primera hora de la mañana, ha informado de que varias personas han sido atendidas por “distintos tipos de heridas”. Hay al menos 50 personas heridas que han sido trasladadas a cinco hospitales, según ha informado Stuart Crichton, subdirector de operaciones del Servicio de Ambulancias de Londres. Varios testigos aseguran que oyeron gritos pidiendo auxilio y personas atrapadas llamando la atención de los bomberos desde diferentes ventanas del edificio en llamas.

El incendio se ha iniciado sobre la una de la madrugada (las 2.00 en la España peninsular) por causas que por el momento se desconocen y ha afectado a la mayoría de las 27 plantas del inmueble. En el lugar trabajan un total de 40 camiones de Bomberos y 200 bomberos para intentar extinguir el incendio en el edificio, que cuenta con cerca de 120 apartamentos. Las calles situadas en los alrededores del edificio afectado han sido acordonadas y los residentes de los alrededores evacuados como medida de precaución.

Paul Munakr, que vive en el séptimo piso y logró escapar de las llamas, ha asegurado que en el momento en que se desató el fuego no sonó la alarma contra incendios. “Mientras yo bajaba por las escaleras, ya había bomberos, verdaderamente increíbles, que subían hacia el fuego, intentado sacar del edificio al mayor número de personas posible. Las alarmas antiincendios no saltaron dentro del edificio”, ha dicho.

La cadena británica BBC asegura que el incendio afecta a todo el edificio y que este podría derrumbarse. En las últimas horas, los testigos han escuchado explosiones y presenciado cómo caen escombros de esta torre de viviendas levantada en el barrio de North Kensington en 1974. “Estamos trabajando muy duro y en condiciones muy complicadas. Hemos desplazado hasta el lugar numerosos recursos y especialistas”, ha señalado a la BBC Dan Daly, comisionado auxiliar de los Bomberos de Londres.

Los bomberos han llegado ya hasta la planta 21 del edificio y han revisado la seguridad estructural del bloque. La estimación es que el inmueble todavía es seguro para que puedan trabajar los bomberos en su interior.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha calificado el incendio como un “incidente grave” y ha asegurado que bomberos, policía y sistemas de ambulancias trabajan juntos en el lugar del incendio. Varios edificios adyacentes han sido desalojados y la policía ha acordonado la zona. Los bomberos han desplazado 40 camiones y unos 200 efectivos para tratar de sofocar este incendio que se ha producido en el barrio de North Kensington.

El edificio fue reformado en mayo del pasado año. Las obras, que incluyeron cambios en la fachada y en el sistema de calefacción, tuvieron un coste de 10 millones de libras (11,3 millones de euros), según publica el diario Get West London. Antes de y durante las obras de reforma, según la BBC, los vecinos habían denunciado deficiencias en la seguridad del edificio. La torre, construida en 1974, incluye viviendas de protección oficial gestionadas por los Ayuntamientos de Kensington y Chelsea, equivalentes en el caso español a juntas de distritos.

En su blog, el Grupo de Acción de Grenfell, que vela por los edificios de protección oficial y los servicios públicos del barrio de Kensington y Chelsea, afirma hoy que “todas” sus “advertencias cayeron en oídos sordos”. “Los lectores regulares del blog sabrán que en los últimos años hemos colgado numerosas advertencias sobre los pobres estándares de seguridad contra incendios en la Torre Grenfell y, en general, en todo el barrio”, señala en un mensaje la organización. “Predijimos que una catástrofe como esta era inevitable y solo cuestión de tiempo”, añade.

Sadiq Khan ha dicho este miércoles que hay preguntas “que deben ser respondidas” sobre el grave incendio registrado en la torre Grenfell, después de que algunos vecinos rescatados hayan asegurado que les habían aconsejado que permanecieran en el interior de sus casas en caso de incendio y tras las advertencias previas de la asociación de vecinos sobre su preocupación por el riesgo de que el edificio sufriera un incendio.

“Estas preguntas son verdaderamente importantes y deben ser respondidas”, ha afirmado Khan, en declaraciones a la radio de la BBC. “En todo Londres tenemos muchas torres de apartamentos y no podemos tener una situación en la que la seguridad de las personas está en riesgo porque se ha dado un mal consejo o si es el caso, como se ha señalado, la torre no ha sido adecuadamente atendida o mantenida”.

FuenteEl País
Compartir

Comentarios