La Casa Giratoria de Córdoba fue declarada patrimonio arquitectónico-cultural y se convirtió en uno de los grandes atractivos turísticos de la provincia. 

Se trata de la primera y única casa giratoria que hay en la provincia. Inicialmente, estuvo ubicada en el tradicional barrio Nueva Córdoba, pero en 2004 fue trasladada al Museo de la Industria de barrio General Paz. La vivienda del futuro ya existe y se creó en Córdoba hace más de 60 años. Se trata de una original casa giratoria que entre los años 1949 y 1951 construyó el inmigrante sirio Abdón Sahade, con un proyecto propio, en la intersección de las calles Paraná y San Lorenzo.

Construida con materiales tradicionales, su estructura circular era capaz de girar 360º sobre sí misma buscando la luz solar. Dicha rotación resultaba posible gracias a un ingenioso sistema de engranajes situado en la base de la propiedad.

Básicamente, se trata de un gran plato de cemento de 180 metros cuadrados y 11 de diámetro, sobre el cual este inmigrante y empresario textil armó una casa de ladrillos ahuecados, de seis metros de altura y un peso de 140 toneladas.

Abdón Sahade estuvo atento a todos los detalles y para no perturbar el normal desenvolvimiento de las personas que estuvieran allí dentro, se aseguró que la casa girara un metro por minuto, por lo que el movimiento es casi imperceptible.

La vivienda cuenta con tres dormitorios con pisos de parqué, dos baños y un original sistema de cloacas, instalación de agua y corriente eléctrica. El objetivo principal de Sahade era aprovechar la luz del sol, durante todo el día.

 

El histórico traslado

La casa giratoria de Córdoba fue declarada patrimonio arquitectónico-cultural y se convirtió en uno de los grandes atractivos turísticos de la provincia. Sin embargo, poco a poco fue perdiendo protagonismo y, en el año 2002, se aprobó el traslado de su base metálica al Museo de la Industria. Sin embargo, distintos grupos e instituciones lucharon hasta conseguir que la casa giratoria sea trasladada de forma completa, en una sola pieza.

Así, el 22 de abril de 2004 se inició su traslado al Museo de la Industria en barrio General Paz. Para ello, se recurrió a un camión y a un carretón con 128 ruedas computarizadas y una especie de estructura antisísmica en el interior de la propiedad, para evitar su derrumbe a lo largo de 26 cuadras.

Durante aquel día, más de 60.000 personas presenciaron el histórico traslado y, después de 12 horas, la casa llegó intacta al Museo de la Industria, donde se construyó su nueva estructura base. Este año, la Casa Giratoria cumple 66 años y si bien ya no gira, continúa siendo un emblema de nuestra provincia.

FuenteLa Voz
Compartir

Comentarios