El ransomware TeslaCrypt es el troyano que más afecta la seguridad digital en Argentina, según un informe de una reconocida empresa de ciberseguridad que también mostró preocupación por las botnets que roban información financiera de las personas y las técnicas de “ingeniería social”, pese a que el país es uno de los mejores posicionados en controles y prevención de ciberataques de la región.

El 44% de los episodios contra la seguridad informática registrados en lo que va del año tuvieron como protagonista al ransomware -como se llama a los códigos maliciosos que “secuestran” los datos de un dispositivo y piden un rescate para liberarlos- TeslaCrypt, seguido por Crysis (14%), Cryptowall (13%), Locky (12%), Spora (8%), Cerber (7%) y Wannacry (1%), de acuerdo a un informe difundido por ESET.

Este ranking es una de las pruebas de que Wannacry, el malware que en mayo ocupó la atención mundial por atacar a Telefónica, parte del sistema sanitario británico, oficinas gubernamentales rusas y empresas como la francesa Renault, es “una amenaza sobrevalorada”, aseguró Camilo Gutiérrez Amaya, jefe del Laboratorio de Investigación que esa compañía tiene en Latinoamérica.

“Fue la amenaza con más prensa en los últimos años, que alcanzó a más de 350.000 víctimas y que, hasta ayer, sólo había recaudado algo más de 30 bitcoin (alrededor de 69.000 dólares). Poco dinero, si bien demostró que los cibercriminales están organizados”, analizó el profesional.

Detalló además que, en lo que va de 2017, ya se encontraron “65 nuevas variantes diferentes de ransomware”.

Sobre el TeslaCrypt, que está a la cabeza de los ataque locales, el directivo señaló que “utiliza correos electrónicos, que por lo general tienen un enlace de descarga de archivos, para ingresar al dispositivo del usuario y robar información.Por suerte, ya tenemos un descifrado” para este tipo de malware que pide rescate para liberar datos.

Gutiérrez Amaya contó a Télam que otro de los problemas de seguridad mas identificados en Argentina está relacionado con las botnets (las redes que infectan dispositivos y los usan entre otras cosas para lanzar ataques) para robar información financiera: “Una vez que ingresa, monitorea la actividad del usuario hasta llegar a conseguir, por ejemplo, el número de tarjeta de crédito”.

También los equipos móviles están expuestos “ya que si el usuario descarga, de un sitio no oficial, aplicaciones como juegos o linternas, ingresa la botnet, lo que llamamos troyanos”.

“Se estima que al año hay más de 500 millones de equipos infectados por botnets a nivel mundial, y 300 nuevas variantes mensuales”, informó el especialista.

El estudio realizado por la empresa también identificó que la “ingeniería social”, es decir, cuando se engaña online a las personas para poder acceder a información sensible, es otra de las vulnerabilidades en el país.

El profesional recordó que al año pasado, la difusión por WhatsApp de un falso voucher de descuento para las tiendas Zara afectó en sólo tres días a 330.000 personas que fueron víctimas del ataque a su seguridad digital.

Precisamente, Argentina encabeza, con un 47% los ataques de este tipo en América Latina, seguido por Chile con un porcentaje del 43, y luego se ubica muy lejos Perú, con sólo un porcentual de 3.

Un dato interesante es que el país tiene “un buen porcentaje de prevención, ya que el 62% de las empresas argentinas tienen controles de seguridad integrales, esto es, backup, software antivirus y Firewall”, destacó Gutiérrez Amaya.

FuenteLa Voz
Compartir

Comentarios