Fue la noche del sábado en una área comercial del Fonavi de Casiano Casas. La víctima forcejeó con un ladrón y recibió dos tiros cuando asistía al carnicero vecino. Buscan a los sospechosos.

Un verdulero de 39 años que intentó evitar un asalto a una carnicería vecina y se trenzó en lucha con un ladrón recibió dos balazos y debió ser internado en grave estado y con pronóstico reservado. El violento episodio ocurrió la noche del sábado en el Fonavi de Casiano Casas y al cierre de esta edición la víctima estaba con pronóstico reservado pero estable en el Hospital Italiano.

“Están re atrevidos estos pibes. Andan con armas y una picana. Ya robaron varios comercios”, apuntaban ayer testigos de lo sucedido en Casiano Casas al 1800 C, a una cuadra de la comisaría 30ª, donde otro vecino fue levemente herido por el roce de una bala en una pierna. La investigación está a cargo de la fiscal de Homicidios Georgina Pairola y los delincuentes estarían identificados.

Solidaridad

Muchos vecinos que ayer a la mañana trajinaban por Casiano Casas y Larrechea preparando los festejos del Día del Padre no dejaban de solidarizarse con las dos hijas de Martín Giacometto, herido de dos balazos la noche del sábado en medio del robo a una carnicería vecina.

Es que además de tener el negocio en esa esquina, el hombre 39 años vive a metros con su familia desde hace casi dos décadas. Y en el trato diario con sus clientes cosechó cariño y respeto. “Avisame lo que necesites” o “¿cómo está tu padre?” escuchaban una y otra vez Brenda, de 18 años, y Brisa, de 15, mientras atendían ayer la verdulería pese a la difícil situación que atravesaban en un día tan especial.

El hecho se precipitó cerca de las 20 del sábado cuando dos jóvenes irrumpieron por un pasillo a la pequeña galería comercial ubicada en la ochava de Larrechea y Casiano Casas, a metros del negocio del Martín, un espacio con locales del histórico Fonavi de la zona noroeste.

El verdulero olfateó las intenciones de lo intrusos y dejó de atender su negocio para salir detrás de ellos. Mientras tanto, en el interior de la galería donde hay una panadería, una regalería, una pollería y un kiosco, uno de los ladrones armados ya había saltado por encima del mostrador de la carnicería El Sol con el objetivo de robar la recaudación de la caja.

“Martín entró y agarró al que estaba afuera de campana, un pibe de no más de 20 años, chiquito, que tenía una picana. Lo tomó del cuello,forcejearon y en ese momento el que estaba adentro de la carnicería se asustó y salió a los tiros”, relató Diego Delza, un testigo directo del hecho que resultó levemente herido.

“Fueron como siete tiros —calculó—: dos le pegaron a Martín, uno en el abdomen y otro el brazo izquierdo. Y uno de los disparos rebotó en una pared y me rozó a mi en la pierna”.

Ese vecino también había tratado de impedir el robo junto a la víctima, pero él optó por dar la vuelta para ingresar a la galería por Larrechea al 2463, momento en el que el hampón salió efectuando los disparos.

Dos minutos

Todo pasó en menos de dos minutos. Mientras los maleantes emprendían la fuga, al parecer en una moto que los esperaba en marcha en un pasillo del Fonavi, Martín salió a los tumbos de la galería. Llegó como pudo hasta su local y le pidió ayuda a Brenda: “Llamá a mamá”, alcanzó a decirle.

“Perdía mucha sangre en el brazo. La herida del abdomen no la vimos hasta que se levantó la remera. Todo el negocio quedó lleno de sangre. Y tuve que esperar como dos horas a que llegaran los peritos”, recordó la joven mientras despachaba frutas y verduras y no paraba de recibir muestras de solidaridad del vecindario. “Llamé a mi mamá mientras alguien le avisaba a la policía, que llegó bastante rápido (la comisaría 30ª está a una cuadra, en Superí al 2400). Después lo cargaron en un patrullero y lo llevaron al hospital”, describió Brenda.

Martín fue trasladado al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde fue asistido por una herida de arma de fuego en la región izquierda del abdomen, la más grave, y otra en el brazo izquierdo. “Lo operaron y le pusieron un drenaje. Ahora está en terapia intensiva pero estable. Mi mamá y mi abuela lo están cuidando. Esperamos que todo salga bien”, se esperanzaron las hijas de la víctima.

Atrevidos

La secuencia del ataque quedó filmada en dos cámaras de vigilancia instaladas en la galería comercial y que los investigadores cautelaron para identificar a los ladrones. No obstante, vecinos e incluso testigos indicaron que “son conocidos de la zona”.

“Son los mismos que robaron una rotisería la semana pasada (Casiano Casas 1945), otros negocios y gente en la calle. Uno anda con una picana y el otro con un revólver calibre 32 o 38. Los conocemos, se juntan en Cavia y Casiano Casas, ahí planifican y salen a robar. Están re atrevidos”, narró un vecino entrado en años y afincado de toda la vida en la zona.

Desde Fiscalía se confirmaron los datos generales del caso, y que se ordenó al gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) la toma de testimonios y el relevamiento de las cámaras, evidencia que se acumulará en la investigación a cargo de la fiscal Pairola.

 

FuenteLa Capital
Compartir

Comentarios