La directora general de Servicios de Salud le aseguró a la población el acceso a la atención médica en efectores públicos y descartó un desborde. “Estamos en un pico, completos pero no saturados”, dijo. El hospital Vilela atiende entre 300 y 390 casos de gripe diarios.

La Municipalidad de Rosario admitió que los servicios de salud están completos antes la creciente demanda de atención por casos de gripe pero descartó que haya una “saturación” en los hospitales. De esta manera, instan a la población que padezca síntomas compatibles con un cuadro gripal a concurrir a los efectores públicos así como también a sanitarios y clínicas privadas.

En diálogo con el programa Radiópolis (Radio 2), la doctora Nora Redondo, directora general de Servicios de Salud de la Municipalidad de Rosario, sostuvo: “Me interesaría llevar tranquilidad a la población, explicarles cómo es la situación epidemiológica y decirles que sí pueden ir a una guardia”, indicó ante las declaraciones de la secretaria gremial del Sindicato de Médicos de la República Argentina (Amra), Sandra Maiorana, quien sostuvo que existe una “saturación en todos los hospitales y las guardias, que son las que más sufren porque no tienen techo”.

“En este momento estamos en el pico de demanda de gripe y enfermedades respiratorias pero el paciente enfermo puede consultar en la guardia, sobre todo niños menores de seis meses y dos años y mayores de 65 años. También pueden consultar con su médico de cabecera o en los servicios de emergencias”, manifestó en diálogo con los periodistas Roberto Caferra y Evelin Machain y advirtió: “Escuché declaraciones de saturación y no es así. Los hospitales están completos pero no saturados”.

En ese sentido, confió que desde 2000 las áreas de salud se reúnen con anticipación para planificar: “Se aumentan las camas en la medida de las consultas, desde mayo hasta finales de agosto pero cada año es particular. Además, entre todos los servicios se disminuyen las cirugías que no son de emergencia y eso habilita un número mayor de camas”, expresó.

La profesional confió que se disponen más camas en la guardia del Vilela y se aumenta el recurso médico y de enfermería “dependiendo del número de las consultas”. Destacó que cada año esta situación cambia: “Ahora estamos en la semana 26 que es pico. Este año empezó rápidamente en mayo y después se estabilizó el número de consultas que es apenas un poco mayor que el año pasado”, precisó.

Redondo detalló que por estos días, en el hospital Vilela atienden entre 300 y 390 consultas diarias pero señaló que se han reducido las denominadas pre internaciones, un dispositivo planificado para niños que están en tratamiento o bien, están siendo controlados.

Finalmente, aclaró que no cree que desde Amra se mienta pero aseguró que la atención está garantizada para todos los pacientes que recurran al sistema público.