El acto central tuvo lugar este miércoles, en la institución escolar de barrio Santa Rosa de Lima. Como parte de las actividades, los alumnos de 7º grado y el Club de niños pintores, junto con el equipo de Intervenciones Artísticas Urbanas del Gobierno de la Ciudad pintaron un mural en el frente de la escuela. 

Alumnos, docentes, directivos, egresados, madres, padres y vecinos de la Escuela N° 1111 “Luis Borruat” celebraron los 50 años de vida de la institución educativa ubicada en el barrio Santa Rosa de Lima. En un acto donde no faltaron las palabras de agradecimiento, el reconocimiento a quienes formaron parte de la historia misma de la escuela, como así también el canto del feliz cumpleaños, la comunidad toda se sumó a los festejos.

El intendente José Corral junto al gobernador Miguel Lifschitz y la directora de la Escuela, Fabiana Morante, encabezaron el acto que tuvo lugar en la sede del establecimiento educativo, ubicado en calle Aguado 2901. Asimismo, participó el secretario General del Municipio, Carlos Pereira; legisladores provinciales, concejales, otros funcionarios, alumnos y docentes de escuelas del barrio.

En el marco del acto, José Corral, Carlos Pereira y Fabiana Morante descubrieron una placa conmemorativa obsequiada por el Gobierno de la Ciudad con motivo de los 50 años de labor educativa. Asimismo, visitaron el mural ubicado en el frente de la escuela, fruto de una creación y el trabajo conjunto de los alumnos de 7º grado y el Club de niños pintores, junto con el equipo de Intervenciones Artísticas Urbanas de la Secretaría de Cultura del Municipio.

Historia, educación y futuro

“Qué cantidad de emociones cuando una institución cumple 50 años. Porque esto significa mucha historia, pero mucho más cuando se trata de esta escuela, con momentos muy intensos, difíciles y también de mucho dolor que vale la pena tenerlos presentes, como fueron las inundaciones del 2003 y del 2007”, señaló el intendente José Corral. En tal sentido, valoró cómo las obras en las defensas, la profundización de los reservorios, la potenciación de las casabombas y los desagües, permitió que en los últimos “seis años no tengamos una sola familia evacuada en el Oeste de la ciudad”.

Más adelante, el mandatario local se refirió al mural que pintaron los propios alumnos de la escuela y que refleja las propia historia del barrio: “Ese mural que expresó el dolor de la inundación, ahora mira de otra manera hacia el futuro, porque tenemos motivos para ser más optimistas. Porque, además, hay obras de pavimento, cloacas, iluminación, y se está terminando el Jardín que va a permitir que los chicos del barrio empiecen a los 45 días con la experiencia educativa. Porque como nos enseñó Luis Borruat, la enseñanza no empieza en 1º grado, sino mucho antes”.

Finalmente, y a la vez que valoró el esfuerzo y las ganas de los vecinos del barrio “de gente humilde que quiere progresar”, felicitó a todos los integrantes de la comunidad educativa por la labor cotidiana, porque “la educación es lo más importante, y lo que ustedes hacen en las aulas todos los días, es lo más valioso para el futuro de la ciudad de Santa Fe, que ahora miramos con optimismo”.

Emoción y alegría

En tanto, con un rostro que denotaba la alegría por todo lo que estaba viviendo toda la escuela, su directora Fabiana Morante, dijo: “Es impresionante el agradecimiento de la comunidad educativa de la escuela con toda la gente que hoy dedicó un espacio de su tiempo para celebrar con nosotros. Esto se ve en cada rostro, de los docentes, de los asistentes, pero sobre todo de los propios chicos que están quedando en la historia. Estamos muy felices de poder vivir este momento y de celebrar estos 50 años acompañados. Se trata de una marca importante en la historia de la 1.111, pero sobre todo, en el corazón de cada uno de nosotros. Muchas gracias y feliz cumpleaños”, concluyó.

En consonancia, el Gobernador valoró la labor y la historia comprometida de la escuela con los chicos y las familias del barrio. “Vaya nuestro reconocimiento y felicitaciones a todo el equipo de trabajo por estos 50 años; por mantener siempre vivo el espíritu de la educación, ese espíritu realmente democrático, transformador y que busca promover desde el lugar de cada niño un cambio social, algo que se va produciendo a través de la labor de todos los días y que se realiza en el aula, entre el maestro y los chicos”, resaltó.

Precursor

La Escuela Nº 1.111 lleva del nombre de Luis Borruat, en homenaje a un docente que trabajó en distintos establecimientos educativos en las ciudades de San Justo, San Carlos Centro, Villa Constitución, Rosario y Santa Fe, entre otras. Fue fundador de la Sociedad de Amigos de la Educación, de la Sociedad Amigos de la Infancia, de la primera colonia de vacaciones en Coronda, de la Casa del Niño en Santa Fe y precursor de la enseñanza preescolar.

Una huella más

Bajo el título “Una huella más”, el mural fue realizado por alumnos de séptimo grado, integrantes del Club de Niños Pintores de la escuela y el docente, junto al Gobierno de la Ciudad, a través del Equipo de Intervenciones Artísticas Urbanas de la Secretaría de Cultura.

Sobre los casi 50 metros del muro ubicado sobre calle Aguado, la obra colectiva, toma como punto de partida un boceto que integró propuestas de los alumnos; a partir de imágenes que aluden a un mundo de fantástico, poblado de animales mágicos, plantas galácticas, formas orgánicas y extrañas, relámpagos de color y conforman una representación insólita y disonante,

Con colores vivos, el mural recupera la idea de la escuela como el espacio donde los niños y niñas desarrollan una forma original de ver, de percibir y de expresar el mundo y se potencia su capacidad para transformar y reinventar lo conocido, a través del intercambio y aprendizaje colectivo. En así, que las imágenes no aluden a una reproducción literal de lo existente, sino que ponen el acento en la creación y la fantasía, la imaginación y la invención.

Comentarios