Fueron convocados por la Subsecretaría de Políticas de Género. Especialistas disertaron sobre las desigualdades entre mujeres y varones en el campo laboral.

La Subsecretaría de Políticas de Género, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, organizó dos jornadas de debate sobre economía con perspectiva de género, con el objetivo de conformar un espacio de reflexión en la búsqueda de estrategias para construir sociedades con iguales oportunidades y derechos para mujeres y varones.

La actividad, que se desarrolló el martes en Rosario y este miércoles en Santa Fe, contó con la participación de organizaciones sociales, mujeres militantes del feminismo, estudiantes y público en general que presenciaron las exposiciones de las especialistas convocadas para disertar.

Antes del comienzo de los paneles en la ciudad del sur santafesino, la subsecretaria de Políticas de Género, Gabriela Sosa, detalló que en la provincia de Santa Fe “tenemos 363 municipios y comunas, sólo un 4% de intendentas y un 6% de presidentas comunales”, y expresó que “el desafío es cómo lograr establecer una discusión que rompa este rol tradicional de la mujer desde lo reproductivo y se ponga en lo productivo, que tiene una vinculación directa con lo económico”.

En ese sentido, Sosa explicó que “el Plan de Igualdad de Oportunidades y Derechos (PIOD), entre otros objetivos, busca que se pueda atravesar la perspectiva de género a nivel ministerial y que cada ministerio

defina a su interior políticas concretas para promover acciones hacia la igualdad de oportunidades entre varones y mujeres”.

ECONOMÍA CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

Magalí Brosio, Magister en Economía laboral, y Violeta Guitart, Licenciada en Economía (UBA), ambas integrantes de la organización Economía Feminista, fueron quienes estuvieron a cargo del panel “¿Porqué una economía con perspectiva de género?”.

Durante su exposición, las especialistas ofrecieron datos y referencias mundiales sobre las desigualdades entre varones y mujeres en el plano económico, abriendo el debate sobre un tema fundamental para pensar en este tipo de violencia hacia las mujeres.

Al respecto, indicaron que “el mercado no resuelve los problemas de desigualdad”, y agregaron que en nuestro país “el PBI nominal aumentaría el 7 % si la participación laboral y empresarial

fuera en igualdad de condiciones para varones y mujeres”, al tiempo que señalaron que “las relaciones económicas son también políticas y

sociales, hay que abordar las desigualdades desde una perspectiva de derechos”.

“Las mujeres tienen menos libertades para decidir sobre su vida porque se les asigna la mayor parte del trabajo doméstico no remunerado y de cuidados, en base a una naturalización de sus supuestas ventajas comparativas para cuidar”, afirmaron, y subrayaron que “así, queda condicionado el tiempo del que dispone para dedicarse al ocio, a educarse o a trabajar en el mercado, lo que redunda en una peor inserción laboral, un ingreso más bajo y un problema de acceso a las redes de contención de la seguridad social”.

Para concluir, Bosio y Guitart especificaron los porcentajes de los sectores laborales con mayor participación de mujeres: educación 76 %, salud y servicios sociales 71%, servicio doméstico 97%. Mientras que dentro de los sectores con alta participación masculina se encuentran: industria manufacturera 82 %, construcción 97 %, transporte y almacenamiento 90 %.

PRESENTES

De las jornadas participaron, además,la secretaria de

Políticas Sociales, Vanesa Oddi, y la coordinadora Territorial de la

Subsecretaría de Políticas de Género, María José Zochi.

Comentarios