Hugo Saldari, titular de Acebal sostuvo que  el contrabando y la drástica caída del consumo interno repercuten en el sector. “El principal problema es la baja del poder adquisitivo de la gente y más que subsidios necesitamos tener ventas”, afirmó.

Hugo Saldari – LT10

Acebal Calzados realizó ayer una movilización frente a la comuna de dicha localidad en defensa de la industria y ayuda oficial. Empresarios y trabajadores de la industria del calzado denunciaron la caída de las ventas por la baja en el consumo y por las importaciones. Los manifestantes detallaron la aguda crisis del sector, que ya provocó el cierre de dos empresas, y reclamaron al gobierno nacional y provincial la asistencia para conservar las fuentes de trabajo y paliar la preocupante situación social que acarrea la crisis del sector.

Hugo Saldari, propietario de la fábrica de calzado Gato Molina, dialogó con LT10 y contó que “Acebal tiene 35 fábricas de zapatos, zapatillas y ojotas. Hay 350 familias que viven directa e indirectamente de esta industria. Nuestro pueblo y los que están cerca nuestro estamos padeciendo esta crisis”, aseguró el empresario.

Saldari expresó además: “para que se den cuenta de la situación les cuento un ejemplo. Generalmente, en una exposición de la que siempre participo debería haber vendido 8000 pares y sólo pude vender 1000. Los fabricantes estamos ahogados por esta situación. El principal problema que tenemos es la caída del consumo interno. Obviamente, que la importación y el contrabando nos complican”.

Consultado sobre si es más barato importar zapatos que fabricarlos en el país, el titular de la fábrica de calzado Gato Molina indicó que “la diferencia es costo de la mano de obra en China. Los chinos trabajan por sueldos muy bajos en relación a nuestro país”. En cuanto a el costo de producción que tiene un mocasin clásico, Saldari afirmó: “nosotros lo vendemos en 500 pesos y en vidriera termina en 1000 pesos”.

Por último, el propietario de la fábrica de calzado Gato Molina remarcó que “nosotros queremos tener ventas genuinas y no tener que recurrir al subsidio del Estado. Yo les cuento que la cadena de pago ya está afectada; ya comenzar a circular los cheques sin fondo”.

Comentarios