El gobernador Miguel Lifschitz se mostró preocupado por el avance de las políticas económicas a nivel nacional.

“La principal demanda o preocupación es la economía, el trabajo, la marcha de la actividad productiva e industrial. En eso hay mucha preocupación. Hay datos de la realidad que son preocupantes. Vimos ayer lo que ocurrió en Acebal, preocupados por el impacto en la industria del calzado, las importaciones, la caída del consumo. Esto no es una situación aislada de Acebal. Esto se va repitiendo con distintos episodios en todo el territorio provincial y esto genera inquietud”.

Con esas palabras el gobernador Miguel Lifschitz definió el principal tema de preocupación en toda la sociedad. Y lo hizo durante una visita al programa “Zysman 830”, al que concurrió acompañado por el ministro de la Producción, Luis Contigiani, a la vez precandidato a diputado nacional por el Frente Progresista Cívico y Social.

El mandatario santafesino dijo que el tema de la economía y del trabajo “son los de mayor preocupación” en la sociedad, incluso más que el de la seguridad pública. “(La economía) Es el tema emergente cuando uno inicia una conversación. La incertidumbre y la preocupación de lo que va a pasar después de las elecciones. Se generó de la idea de que después de las elecciones vendrá un ajuste más fuerte, recorte de subsidios y de gastos sociales. No quiero aventurarme, pero cuando se ve algunos indicios que ocurre ahora como fue el recorte de pensiones por invalidez, el intento de recorte de algunas pensiones y jubilaciones, la reducción de prestaciones en el Pami. Si esto ocurre ahora que estamos un proceso preelectoral, uno tiene cierta preocupaciones sobre lo que puede ocurrir después”.

A su vez, Contigiani remarcó que “las inversiones anunciadas por el gobierno nacional no llegaron. El propio Indec dijo que este mes aumentaron un 13 % las importaciones de bienes finales que son productos que se hacen en la provincia de Santa Fe, como muebles, línea blanca, autopartes ligadas a la industria agroagrícola. Ayer me reuní con un empresario santafesino muy importante, fabricante de sembradoras, y está preocupado por el aumento de importaciones de sembradoras. Si hay algo que la Argentina no puede permitir es que se importen sembradoras porque somos líderes en el mundo. Y este empresario me decía que intentó llevar su modelo más importante a Estados Unidos y no se la dejaron desembarcar. Hay que aprender cómo funciona el mundo”.

“Estas importaciones vienen a destruir empleo, ponen en riesgo empresas modelos, con mucha historia y además no bajan precios”, agregó Contigiani.

Comentarios