Alemania. “Amo a Hitler”, “Asalto en Themar”, “Esvástica” o “El III camino” fueron los eslóganes que se cantaron y gritaron en un pueblo de tres mil habitantes que se vio invadido por los extremistas. La policía intervino dos veces para frenar el uso de símbolos prohibidos por la Constitución.

Casi seis mil personas asistieron este domingo al festival de “Rock contra la Extranjerización” en la ciudad de Themar, en el centro de Alemania, donde cantaron consignas neonazis y las autoridades debieron intervenir en dos ocasiones para evitar el uso de símbolos nazis prohibidos por la constitución.

El festival conmocionó al pequeño poblado de apenas tres mil habitantes en el estado de Thuringia, parte de la desaparecida República Democrática de Alemania donde actualmente se encuentran los estados alemanes con más apoyo al extremismo de derecha, que intentó sin éxito impedirlo. Una especie de contrafestival se organizó con carteles, marchas pacíficas y pequeñas fiestas populares.

“¡No dejaremos la ciudad a merced de los extremistas de derecha!”, dijo un portavoz de este evento, según el diario El País. “Todos estos nazis deben estar locos, deben tener cerebros de papa”, decía un cartel.

Pero los asistentes al “Rock gegen Überfremdung” los superaron ampliamente en número, vestidos con camisetas que llevaban diferentes eslogans: “Sturm auf Themar” (Asalto a Themar), “I love htlr” (Amo a  htler, evitando nombrar al dictador nazi Adolf Hitler) o “HKNKRZ” (expresión sin vocales de Hakenkreuz, que significa esvástica).

Un video tomado en el momento del concierto incluso muestra a un grupo de personas cantando “¡Sieg Heil!” y realizando el infame saludo nazi.

Hubo cerca de mil oficiales de la policía de Thuringia y las fuerzas de seguridad de otros estados también participaron, según destacó la cadena Deutsche Welle. Los casi seis mil participantes, según cálculos de las autoridades, fueron confinados a una a carpa especial en un campo en las afueras de Themar.

El evento se dio mayormente en paz, con la excepción de algunos incidentes menores por insultos, violencia o consumo de alcohol y drogas. Pero la cadena MDR reportó que la policía debió intervenir en dos ocasiones para prevenir “el uso de símbolos anti constitucionales”.

Como parte de un proceso de “desnazificación” encarado por las autoridades tras la Segunda Guerra Mundial, la ley alemana prohíbe la exhibición, fuera del arte, la ciencia, la enseñanza o la investigación, de símbolos que pertenecen a grupos anti constitucionales.

La legislación fue diseñada principalmente para evitar el resurgimiento de seguidores del Tercer Reich, pero no se limita a ellos: también prohíbe la exhibición de banderas del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, en inglés), entre otros.

Alemania ha visto en los últimos años un resurgimiento de agrupaciones políticas de extrema derecha y con una marcada agenda contra la inmigración que aumentan cada día su apoyo, aunque se mantienen minoritarias. Tal es el caso de Alternativa para Alemania (AfD), uno de cuyos antiguos militantes alquiló el terreno para el festival del domingo, o el movimiento Pegida (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente).

En tanto la música se ha convertido en un elemento central de propaganda entre estos grupos de extrema derecha, especialmente el heavy metal, el hip hop y el rock, pero también con algunas piezas del compositor del siglo XIX Richard Wagner, comúnmente asociado al nazismo por la admiración que le profesaba Adolf Hitler.

FuenteInfobae
Compartir

Comentarios