La Sociedad General de Autores de la Argentina se pronunció por el levantamiento de la telenovela de Underground de la grilla horaria de Telefe. Consideran que “el 50% de la ficción argentina se eliminó de un plumazo”.


La repentina salida del aire de la telenovela que se perfilaba como la gran apuesta en lo que a ficción se refiere de Telefe para este año, Fanny la fan, provocó fuertes repercusiones en todo el medio televisivo y sobre todo, abrió el debate sobre el futuro de la ficción argentina. Tras un intempestivo cambio de horario del prime time a las 19 horas, el viernes pasado se comunicó que la tira dejará de verse en la pantalla chica y que se podrá encontrar la serie completa en el sitio web del canal. ¿Los motivos? El rating no acompañó. Sólo se habían emitido 18 capítulos.

La tira seguirá grabándose hasta el 31 de agosto, fecha que la producción tenía prevista para el cierre del rodaje y todos los episodios podrán encontrarse en Internet. La decisión del canal causó indignación en muchos sectores y fue Argentores, la sociedad que reúne a los autores de la Argentina, quienes se pronunciaron con un duro comunicado en el que subraya la preocupación porque con esta medida “el cincuenta por ciento de la ficción argentina en 2017 en televisión abierta es eliminada del aire de un plumazo”. El mensaje apunta a que actualmente sólo puede verse en televisión una sola tira diaria producida en el país, que es Las Estrellas, de Pol-ka. Además, el mensaje apunta a los dueños de los canales: “Es verdad: la televisión de gestión privada es un negocio cuyo objetivo es ganar dinero. Pero, cuidado, no debemos olvidar (ni permitir que otros se olviden) que se trata de un espacio en el espectro radioeléctrico que pertenece a todos los argentinos, licenciado por el Estado para la “gestión privada” pero no de manera absoluta, como no lo son ninguno de los derechos consagrados en los cuerpos legales que nos rigen”, dice el texto, y reclama con “urgencia”, “una ley que regule la actividad del sector audiovisual, específicamente en televisión, y ponga reglas de juego claras y contundentes que nos permitan sobrevivir con dignidad”.

 

Reproducimos a continuación el comunicado:

“Cuando el cincuenta por ciento de la ficción argentina en 2017 en televisión abierta es eliminada del aire de un plumazo, a todos los que integramos la comunidad audiovisual el filo de un puñal helado nos recorre la espalda.

Los números de rating y publicidad que gobiernan despiadadamente al mundo de la televisión local, actúan como juez implacable cuya sentencia cumple un brazo ejecutor que no duda ni da lugar a apelaciones: “No me funciona, fuera”. Así, sin anestesia ni tiempo de espera. Esas son las reglas del juego, dicen todos, y a ellas nos ajustamos los que trabajamos en este medio.

Es verdad: la televisión de gestión privada es un negocio cuyo objetivo es ganar dinero. Pero, cuidado, no debemos olvidar (ni permitir que otros se olviden) que se trata de un espacio en el espectro radioeléctrico que pertenece a todos los argentinos, licenciado por el Estado para la “gestión privada” pero no de manera absoluta, como no lo son ninguno de los derechos consagrados en los cuerpos legales que nos rigen. No debe permitirse que los licenciatarios de una onda que pertenece a la Nación Argentina decidan la programación de ese canal sin tener en cuenta otra cosa que su beneficio económico, sin respetar la tradición audiovisual de la que son herederos, aunque no lo reconozcan.

Sin necesidad de considerar los valores estéticos que tiene el programa “Fanny , la fan”, eliminado el viernes 21 de la grilla de programación, porque nunca fueron tenidos en cuenta por el ejecutor, y del derecho absoluto que parece asistir a los programadores para decidir su destino de aire o de silencio, tenemos la obligación de poner en contexto real este hecho y entender que se trata de uno de los dos únicos programas de ficción diaria estreno que hay en toda la programación.

No es un programa más, es la mitad de la miserable cuota que los canales están dispuestos a poner en onda.

La desaparición de esta entrega diaria es una espina más en la corona que nos lacera, una muestra descarnada de la situación desesperante que atraviesa nuestro sector, crisis terminal nunca vista antes en este país, que fue líder en la producción de telenovelas y series en toda América, que exportó sus productos a Europa y a Asia, que exhibe estándares de calidad que nada tienen que envidiarle a los países más desarrollados y posee talento creativo reconocido por todos los grandes centros de producción del mundo.

Mientras los señores de los medios cierran exitosamente sus balances, nuestros autores, directores, actores, escenógrafos, extras y técnicos ven achicarse sus posibilidades de sobrevivir en esta jungla y están condenados a emigrar o a buscarse la vida como mejor les salga, haciendo lo que no saben y comiendo cuando puedan.

El levantamiento del programa de Telefé es la prueba palmaria de cómo nos maltratan como trabajadores, nos ningunean como creativos, desprecian y rebajan los programas de ficción nacionales y los sacrifican sin piedad en el altar de sus negocios y sus ganancias – que obviamente no son las nuestras – y a muchos le parece normal que esto ocurra.

Debe saber la opinión pública que:

cierran, una a una, las fuentes de trabajo para nosotros y a nadie de los que estarían en condiciones de cambiar esa siniestra ecuación, parece importarle…

…desaparece la voz de nuestra ficción en la televisión y a ningún funcionario de la cultura se le mueve el corazón ni le remuerde la conciencia…

…se desintegra una industria, tal vez para siempre, y los que trabajamos en ella nos sentimos huérfanos y abandonados.

Tal como lo viene peleando desde hace un año y medio en la Multisectorial por el trabajo, la ficción y la industria audiovisual, planteando en todos los foros nacionales e internacionales donde participa como institución, declarando públicamente en todos sus documentos, ARGENTORES reafirma una vez más que los autores y toda la comunidad audiovisual argentina necesitan con urgencia, como cualquier otra industria en peligro que requiere de la ayuda del Estado para no hundirse, una ley que regule la actividad del sector audiovisual, específicamente en televisión, y ponga reglas de juego claras y contundentes que nos permitan sobrevivir con dignidad.

No pretendemos limosnas ni dádivas, queremos trabajar y poder exhibir nuestros programas, mostrar lo que somos y hacer conocer a nuestra Patria en el mundo tal y como es.

Queremos ser testigos y a la vez espectadores de nuestra realidad sin tener que asistir pasivamente a la promoción de otros mundos alejados de nosotros hasta el ridículo.

Este país nunca ha tenido sultanes, príncipes o reyes y las mil y una noches que atravesamos son de sufrimiento y espera.

Nuestras mujeres no son vendidas en la pubertad ni usan velo para tapar su cara.

No abrimos las aguas ni volteamos murallas.

Hablamos en argentino y no en doblaje.

Pensamos, escribimos y actuamos en criollo.

Y merecemos verlo”.

FuenteLa Nación
Compartir

Comentarios